Buscan exigir que filtros de cigarrillos sean biodegradables

0
999

 

Considerando que hoy en día las colillas de cigarros son un residuo que contamina diversas áreas, un grupo transversal de diputados, encabezado por Marcela Hernando (PRSD), presentó un proyecto que modifica la Ley 19.419 que regula actividades relacionadas con el tabaco, para establecer exigencias en relación con las colillas de los cigarros.

Esta plantea que las colillas de los cigarros que se comercialicen en territorio nacional sean biodegradables y que las cajetillas indiquen que los cigarrillos que ahí se contienen cuentan con filtros “ecológicos”.

Al respecto, los autores señalan que las personas se han acostumbrado a botar las colillas de cigarros en cualquier parte y que no hay que ir demasiado lejos para ver cómo las calles, playas, bosques, veredas o cualquier lugar por donde transita el público están repletos de colillas de cigarros.

Manifestaron, además, que los filtros que contienen los cigarrillos están hechos de distintos elementos como el acetato de celulosa, material plástico derivado del petróleo que al no ser biodegradable se puede llegar a demorar hasta 10 años en descomponerse. A su vez, “la colilla del cigarrillo contiene otros elementos tóxicos como sustancias plastificantes, que son arrojados a diario y que contaminan nuestro entorno”.

“Se estima que a nivel mundial se fuman cerca de 5,6 billones de cigarrillos al año, y una sola colilla puede contaminar 8 litros de agua, según los estudios publicados por la revista médica “British Medical Journal”, aclararon.

Asimismo, especificaron que Chile figura entre los cinco países del mundo con mayor prevalencia en consumo de tabaco en mayores de 15 años, después de Grecia, Bosnia, Rusia y Bulgaria. “El informe de la Organización Panamericana de la Salud ratificó lo anteriormente expuesto, y esto nos ha llevado a que como país hemos endurecido las restricciones al tabaco, prohibiendo fumar en espacios cerrados de acceso público, con miras a reducir los antecedentes de la OPS que cifraron el consumo de esta sustancia en un 41% de la población adulta y 35% de los jóvenes chilenos”.

“Nuestra normativa respecto al tabaco debe seguir fortaleciéndose, no con miras a una prohibición, sino con miras a reducir los preocupantes índices de tabaquismo. Pero, también debe hacerse cargo de algo que hoy no ha sido abarcado ni profundizado, con esto nos referimos a la problemática de la contaminación ambiental por colillas de cigarros”, concluyeron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí