PDI concluye que Valle Nevado contaminó el río Mapocho en enero

Informe enviado a la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente establece que en el caudal fueron hallados “coliformes fecales” provenientes de los alcantarillados del centro de esquí.

0
361

Por más de un día, 40 mil clientes en Las Condes, Lo Barnechea y Vitacura quedaron sin agua. El hecho ocurrió el 22 de enero pasado y se debió a la contaminación del río Mapocho.

En dicha jornada, una de las mayores interrogantes fue cómo llegó hasta la planta de Aguas Andinas, ubicada en Camino a Farellones, una mancha viscosa que obligó a detener las operaciones de la sanitaria. Ese mismo día, la Fiscalía Oriente abrió una investigación para determinar quién, cuándo y cómo se generó el vertimiento de la sustancia tóxica.

Así, funcionarios de la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medioambiente (Bidema) de la PDI, junto al fiscal de turno, Ernesto Navarro, llegaron a inspeccionar el lugar donde estaba la mancha y entrevistaron a una serie de testigos, que fueron claves para determinar el origen de la contaminación del cauce.

Las primeras sospechas apuntaron a que la sustancia provenía de alguno de los tres centros de esquí que se encuentran en la comuna de Lo Barnechea. En los últimos días la PDI hizo llegar al persecutor Felipe Sepúlveda, jefe de la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, los resultados de las pesquisas, las que arrojaron que la contaminación provino del centro invernal Valle Nevado.

En este documento, al que accedió La Tercera, se establece que “basado en los antecedentes periciales, inspección del sitio del suceso, recorrido realizado por el sector y antecedentes aportados por testigos, es posible señalar que la única fuente o actividad que descarga al estero ubicado en la Quebrada Honda, donde se detectó coliformes fecales y espuma, es el centro de esquí Valle Nevado, quienes días previos realizaron labores de limpieza de alcantarillado, residuos que llegaron hasta la planta de tratamiento de aguas servidas, por lo que a juicio del suscrito dicha actividad y el tratamiento inadecuado de la descarga contribuyó a la contaminación de los ríos Molina y Mapocho, colocando en riesgo el suministro de la población, lo que se tradujo en el corte de agua que abastece al sector oriente de la Región Metropolitana”.

El escrito, además, indica que “es posible atribuir participación en los hechos al centro de esquí Valle Nevado, particularmente a las personas involucradas dentro del proceso de limpieza de alcantarillado y operación de la planta de aguas servidas”. En ese sentido, identifica a cuatro funcionarios del recinto que, eventualmente, tendrían responsabilidad en el episodio.

Entre ellos se encuentra el responsable de la operación de la red de agua del recinto, quien debía coordinar y supervisar los trabajos de mantención de los alcantarillados, el encargado de la empresa contratista y el operador de la planta de tratamiento de aguas servidas de Valle Nevado.

El informe contiene todas las diligencias que realizó la PDI para llegar a sus conclusiones. Entre ellas se cuenta una inspección que realizó el Laboratorio de Criminalística (Lacrim) de la policía civil el mismo 22 de enero, en el que se constató la presencia de la sustancia viscosa en las aguas de los ríos Mapocho y Molina, “indicios de interés criminalístico que fue igualmente constatado el 24 de enero en el recorrido realizado por el sector, estableciendo que la mancha en cuestión provenía del estero que recibe la descarga del centro Valle Nevado, descartando aportes de otros puntos, por cuanto se recorrió aguas arriba y los otros esteros aledaños que alimentan al río Molina”.

“No estamos en conocimiento”

Ricardo Margulis, gerente general de Valle Nevado, indicó que “no estamos en conocimiento del documento que nos menciona (el informe de la PDI) y no hemos sido notificados por parte de ninguna autoridad, por lo que no podemos referirnos a un informe que no conocemos”.

Agregó que “sí podemos decir que en cumplimiento de nuestros protocolos encargamos regularmente mediciones a un laboratorio independiente y un informe del mismo -basado en muestras tomadas un día antes de la emergencia sanitaria y seis días después de la misma- indicó que todos nuestros parámetros e índices cumplen cabalmente la normativa vigente, incluidos los coliformes fecales. El parámetro de coliformes fecales admite hasta 1.000 NMP por cada 100 ml, y las muestras arrojaron en nuestro caso 8 y 2 NMP por cada 100 ml, respectivamente”.

El ejecutivo añadió que “el día de ayer (jueves) realizó una inspección la Seremi de Salud y no dejó ninguna observación respecto del funcionamiento de nuestra planta de tratamiento de aguas, lo que es concordante con las demás visitas realizadas por dicha institución durante el año 2018”. También señaló que “Valle Nevado no es un agente contaminante y que no son responsables de los elementos encontrados en río Molina”.