[OPINIÓN] “Contribución de acuerdos voluntarios a una correcta implementación de la Ley REP”

0
122

Por Juan Ladrón de Guevara González, director ejecutivo Agencia Sustentabilidad y Cambio Climático.

Tras la promulgación de la Ley marco para la gestión de residuos, la responsabilidad extendida del productor y fomento al reciclaje, las empresas productoras y/o importadoras de productos considerados prioritarios enfrentan grandes desafíos ante la necesidad de desarrollar capacidades, estrategias, tecnologías y procesos para hacerse cargo de la gestión y  valorización de lo que antes se consideraba desecho.

Juan-Ladròn-de-Guevara-González-compressor
Juan Ladrón de Guevara

La Responsabilidad Extendida del Productor es uno de los principales instrumentos que se utilizan internacionalmente en la gestión de residuos, la que nace como respuesta frente a las fallas del mercado que no se hace cargo de las externalidades negativas asociadas a la generación de residuos prioritarios (aceites lubricantes, aparatos eléctricos y electrónicos, baterías, pilas, neumáticos y envases y embalajes). En ella, se identifican los principales actores de cada industria: productores, importadores, distribuidores, comercializadores y consumidores de productos prioritarios, y al mismo tiempo se establecen los llamados “gestores de residuos”, entendido como las personas naturales o jurídicas que realizan cualquiera de las operaciones de manejo de residuos, que pueden ser las mismas empresas, los municipios o los recicladores de base.

De esta manera, se busca maximizar el flujo de los productos después de su uso, incrementando el inventario de recursos naturales y tecnológicos. Esto permitirá dar un giro en la mirada del ciclo de vida del producto, en donde nunca es un residuo sino nutrientes biológicos o tecnológicos que se reincorporan a la naturaleza o a cadenas productivas a través del reciclaje.

Desde la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, hemos enfocado nuestra acción en articular y generar los mecanismos necesarios para que los productores y/o importadores puedan adelantarse al cumplimiento de la Ley, determinando brechas y oportunidades, desde contar con información base consensuada, hasta diseños de sistemas de gestión. Esto ha permitido que los distintos actores se encuentren en mejores condiciones ante la discusión de los reglamentos que establecerán porcentajes de recolección y valorización.

Buenos ejemplos son los acuerdos voluntarios en materia de manejo de neumáticos fuera de uso y los significativos avances en los sectores de envases y embalajes, recauchaje de neumáticos, baterías, aceites y lubricantes, y esperamos concretar pronto una iniciativa en el rubro de diarios y revistas.

Nuestro mayor esfuerzo está en apoyar a los distintos actores en la implementación de sistemas de gestión, el que deberá encargarse de organizar y financiar la recolección de los residuos prioritarios y su adecuado tratamiento.  De esta manera, esperamos contribuir en el aumento de la tasa de reciclaje en el país y disminuir la presión sobre los sitios de disposición final de residuos.