Industria lechera lanza su agenda de sustentabilidad al 2021

El gremio lácteo chileno enfrentó este tema como sector, priorizando los ejes económico, ambiental y social. El próximo paso es el seguimiento del cumplimiento de los objetivos.

0
285

Con los factores económico, social y ambiental como pilares estratégicos, se lanzará en Santiago la “Agenda de Desarrollo Sustentable para el Sector Lácteo al 2021”, un hito clave a nivel sectorial. La iniciativa fue desarrollada por el Consorcio Lechero, entidad que reúne a varios socios, entre los que se encuentran grandes empresas como Colun, Soprole, Watt’s y Nestlé, además de otras entidades como Anasac, Inia y la Universidad Austral.

Todo se gestó durante un almuerzo entre el ministerio de Agricultura y algunos miembros de este gremio a mediados de 2015 en Valdivia, donde la palabra “sustentabilidad” se repitió varias veces. Los comensales acordaron que esta industria desarrollaría una agenda a largo plazo.

Según Sebastián Ganderats, gerente general del Consorcio Lechero, el documento busca ser una declaración que entregue una dirección estratégica y un marco de acción para abordar sistemáticamente los desafíos de este mercado. “Hace muchos años el sector lácteo viene trabajando de forma individual diversas estrategias para ser más sustentable, por eso el acuerdo fue algo bastante natural”, dice Ganderats.

En Chile, son más de 5.000 familias de productores que dependen de la leche, aparte de decenas de compañías lácteas y más de 100 queserías, lo que en conjunto genera más de 160.000 puestos de trabajo.

El camino

Una vez lanzada la idea hace dos años, el Consorcio contrató a un coordinador en el área de sustentabilidad para que empezara a trabajar el tema, para luego tocar las puertas de Corfo, quienes se sumaron de inmediato, con talleres y especialistas. También estuvo involucrada la Federación Internacional de Lechería (IDF por sus siglas en inglés). Crearon una serie de grupos de trabajo y reuniones periódicas para conformar el documento final.

El camino no fue fácil, tomando en cuenta los diferentes tamaños y realidades de los productores u otras entidades que forman el Consorcio “fue (y será) un desafío complejo, pero la misión del Consorcio es ser un articulador. Desde un principio decidimos que una característica de la Agenda, debía ser la amplia participación, para que así, esté la perspectiva de todos los actores y tenga valor en el tiempo”, indica Sebastián Ganderats.

De esta forma, no sólo recibieron opiniones de la cadena láctea, sino también de los consumidores, analistas, al retail e incluso, de la banca.

La agenda está estructurada en tres pilares estratégicos: económico, social y ambiental, desde donde se ramifican 13 oportunidades específicas como “El bienestar animal distingue a los rebaños lecheros”, “Reducción de las emisiones de GEI a nivel nacional” o “Ambiente de mayor confianza al interior de la cadena láctea”.

“En lo económico, lo esencial es la construcción de confianza y mejorar el nivel de información al interior de la cadena de producción. En lo social, tenemos que seguir siendo un sector de inocuidad en los productos”, comenta el gerente general del Consorcio Lechero, quien agrega además que otro desafío clave en lo social “es cómo logramos que esta industria sea más atractiva para los jóvenes, por ejemplo, para los hijos de los productores”.

Por último, en lo ambiental, hay varios retos -según la agenda-, donde el principal es la gestión hídrica, así como el manejo de los residuos y un mayor nivel de reciclaje de los productos, especialmente con una ley de reciclaje (REP) en marcha.

Si bien en las 13 oportunidades no se incluyen algunos temas del paraguas de la sustentabilidad como la inclusión o la equidad de género, según Ganderats, eso no significa que no estén preocupados al respecto. “Siempre hay que priorizar. Además, a diferencia de lo que se puede pensar, la participación de las mujeres en la industria de la leche es muy significativa. Tenemos trabajadoras, productoras, ordeñadoras e incluso, dos mujeres forman parte del directorio del Consorcio. Hay espacios para hombres y mujeres”, apunta.

Próximos pasos

Una vez lanzada la agenda, hay que tratar de llevar sus desafíos a la práctica. Un factor fundamental en la cadena son los mismos consumidores. De hecho, durante el lanzamiento, se realizará un seminario que incluye a un relator especialista en este factor. “Los consumidores tienen la expectativa de que las cosas se hagan de manera correcta y muchas veces, prefieren los productos que sean amigables con el medioambiente y los animales. Ellos mismos tienen instalados los estándares”, asegura el gerente general del gremio lechero.

Por otro lado, hay que mantener y evaluar la Agenda en el tiempo. Para ello, existirá un Comité de Sustentabilidad permanente, supervisado por el Consorcio. Además, esta entidad ya está en conversaciones con la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC) para tener un acuerdo sustentable que establezca líneas base de las metas a seguir. “Ese es el próximo paso. Lo que viene ahora es establecer la forma en que mediremos el avance y compromisos del sector”, dice Santiago Ganderats.

Además, el representante del gremio lácteo adelanta un ambicioso paso para un futuro cercano: “Nuestra meta es tener un reporte de sustentabilidad sectorial al año como industria, lo que sería inédito en América Latina”.