Coquimbo asegura agua de riego para tres temporadas más

0
270

La duración del recurso hídrico depende exclusivamente de la administración de los regantes y aún si no lloviera nada en el resto del año, los niveles de agua disponible en la región son mejores que en la temporada pasada.

Un panorama bastante positivo es el que plantea PROMMRA, Laboratorio de Prospección, Monitoreo y Modelación de Recursos Agrícolas y Ambientales de la Universidad de La Serena, en torno al recurso hídrico en la región tras las fuertes lluvias que azotaron a la zona a mediados de mayo.

Pablo Álvarez, director de PROMMRA, explicó a diario El Día que en el laboratorio se están adelantando al período de derretimiento de la nieve, “por lo tanto podemos ver las curvas de los caudales en función del tiempo. Eso se informa a las organizaciones de regantes, para que puedan tomar decisiones y administrar bien los embalses: mantener el control del agua”.

En cuanto al escenario que se observa para este y los próximos años, es que si no lloviera nada más en lo que queda del año, la situación del recurso hídrico ya es mejor que la del año pasado a nivel de los caudales. “En el caso de algunos embalses es un 10% mejor, en otro casos, un 20%. El panorama es muy positivo desde el punto de vista de los flujos”, explicó Álvarez.

Además, el experto señaló que si se suman la mejor condición de caudales y la de los tranques, la situación de seguridad de abastecimiento de agua desde el punto de vista del riego (comparando con temporadas anteriores), por supuesto que es muy buena.

“La disponibilidad de agua para las actividades económicas de la región es mejor que la del año pasado, cuando la anterior ya había sido positiva. Estamos ante un escenario bueno, ante una curva ascendente respecto de temporadas anteriores”, confirman desde el laboratorio de estudios.

Agua asegurada para próximas temporadas

Si bien Álvarez aseguró que la duración del recurso hídrico depende exclusivamente de la gestión que hagan los regantes, en el caso de las cuencas de Elqui, Limarí y Choapa, la situación hídrica para los próximos tres años está asegurada, y va a ser mejor que en los años de sequía.

“En cuanto a los pronósticos, no se puede saber si lloverá en los próximos años o no, lo que sí podemos decir que en base a lo que tenemos hoy (tomando en cuenta el agua embalsada y las estimaciones de nieve derretida), la temporada de riego va a ser bastante mejor que la temporada pasada y garantiza que la siguiente sea mejor también”, agregaron desde el centro de estudios ligado a la Universidad de La Serena.

Regantes coinciden con que administración es primordial

En cuanto a la administración de los embalses, Luis Lohse, Presidente de Junta de Vigilancia de Río Choapa, señaló que el embalse Corrales, ubicado en la provincia, este año está nuevamente lleno, “por lo menos al menos tenemos tres años asegurados de agua”, dijo.

El regante coincidió con el experto de la Universidad de La Serena, al confirmar que para que el recurso hídrico dure, es necesaria usarla de manera inteligente.

“La única forma que tenemos de hacerla durar, es sacar la cantidad justa de agua del embalse y no desperdiciarla. La única forma de administrarla bien, es racionando. Y si bien estamos al tope, también estamos dejando un colchón libre para enfrentar las lluvias, para que no se rebalse”, comentó Lohse.

¿Qué es PROMMRA?

El Laboratorio de Prospección, Monitoreo y Modelación de Recursos Agrícolas y Ambientales (PROMMRA), es una unidad dependiente del Departamento de Agronomía de la Facultad de Ciencias de la Universidad de La Serena, que opera con el objetivo de contribuir a reducir las brechas tecnológicas en el sector agroalimentario, mediante la detención de necesidades y la generación de conocimiento de la base de recursos agrícolas y naturales, identificando el impacto en los sistemas productivos y sobre el desarrollo.

Su director, Pablo Álvarez, explicó que modelan escenarios de flujos de caudales en los distintos ríos de la región, con el foco puesto principalmente en las partes altas de las cuencas.

“La razón, es que una buena parte del agua disponible total de la cuenca se genera en la parte alta, y es por eso que nuestro foco de atención está en esa zona”, señaló.

Fuente: El Día