Alto Maipo deberá presentar programa de cierre si desestima construcción de centrales

La Superintendencia del Medio Ambiente y el Servicio de Evaluación Ambiental especificaron que los titulares deberán presentar una propuesta que garantice la restitución y mitigación ambiental de la zona impactada.

0
427

Los efectos que pudieran producirse en el medio ambiente y en el turismo a raíz del término de contrato de AES Gener con la constructora encargada de llevar adelante las obras del proyecto hidroeléctrico de centrales de pasada Alto Maipo fueron materia de análisis de la Comisión de Recursos Hídricos de la Cámara de Diputados.

Para el debate concurrieron el director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Juan Cristóbal Moscoso; y el titular de la Superintendencia de Evaluación Ambiental, Cristián Franz.

[Revisa la columna “Por qué No Alto Maipo”]

Ambas autoridades fueron claras en señalar que las dos resoluciones de calificación ambiental (RCA) del proyecto fueron evaluadas bajo un perfil de vida útil indefinido, por lo que, de cambiar ese cuadro, la empresa titular deberá presentar una propuesta que actualice su situación y plan de mitigación.

“Si la empresa nos informa, como tiene que hacerlo, por lo demás, de cualquier cambio respecto de la planificación del proyecto, sea que haya una suspensión, un cierre, en fin…, nosotros vamos a tener que activar todo lo que significa la exigencia de plan de abandono correspondiente, que es una obligación establecida en la RCA. O sea, la empresa tiene que presentar un plan de abandono antes de proceder a un cierre. Entonces, si la empresa nos informa que va a ir adelante con un cierre, nosotros le vamos a exigir que presente el correspondiente plan de abandono al SEA, para que lo evalúe y lo apruebe o rechace”, especificó Cristián Franz.

En todo caso, la autoridad alertó que, a la fecha, no ha habido ninguna notificación de la empresa. “A nosotros no se nos ha comunicado por parte de la empresa ningún cierre ni suspensión de faenas, ni nada por el estilo. En consecuencia, para nosotros ese proyecto sigue en construcción y, como tal, es un proyecto que estamos fiscalizando permanentemente”, precisó.

Los diputados valoraron la información entregada y, tal como remarcó el presidente accidental de la Comisión, diputado Daniel Núñez (PC), el análisis tuvo como objeto dar respuestas a la comunidad, que ve con incertidumbre los efectos que pueden producirse en la zona por un eventual abandono de las obras, sin las adecuadas precauciones y mitigaciones.

La misma empresa ha señalado que presenta un default técnico, es decir, una falta de financiamiento y, al ser un financiamiento de 700 millones de dólares y al estar avanzado en cerca de un 46%, es evidente que le queda una parte significativa de su obra y, por lo tanto, la falta de financiamiento pone en riesgo el proyecto”, remarcó.

Desde ese punto de vista, planteó que el eventual plan de cierre o quiebra deberá velar por dos aspectos: primero, por las consideraciones ambientales, por la posibilidad de algún tipo de contaminación o efecto negativo de las obras; y también por la seguridad de las personas, puesto que estas obras están en lugares de atracción pública.

“Por lo tanto, es fundamental que, de haber un escenario adverso para la empresa o de cierre, esto se cautele y se tomen todas las medidas que impidan que todas estas instalaciones queden abandonadas y, sencillamente, se produzca una posibilidad de riesgo mayor a la naturaleza, al medio ambiente o las personas que transitan por ese lugar”, sentenció el parlamentario.

Finalmente, el legislador comunicó que la Comisión solicitó vía oficio que, tanto la Superintendencia como el SEA, informen si reciben un aviso formal de la empresa sobre un cierre temporal o definitivo, de modo de poder solicitar la fiscalización a los organismos pertinentes y asegurase que no se produzca un abandono por la vía de los hechos, con los riesgos que ello implica.