Mal negocio: Grupo Luksic perdió más de US$350 millones tras su paso por Alto Maipo

0
162

 

El retiro de la Minera Los Pelambres del grupo Luksic, de la propiedad del proyecto Alto Maipo, fue complejo y, sobre todo, caro. Según cercanos a la minera, además de asumir la pérdida por US$350 millones por la inversión realizada en el proyecto, cuya construcción exhibe cerca de un 40% de avance, el conglomerado empresarial -que tenía un 40% en la propiedad de la iniciativa- tuvo que desembolsar US$12 millones adicionales.

Esta suma se habría destinado a un fondo que tiene empozados varios millones de dólares, principalmente con recursos aportados por Gener y los bancos financistas y que operaría como un “blindaje” en caso de que exista un sobrecosto mayor al 22% ya informado en las obras de la hidroeléctrica. Inicialmente los costos totales del proyecto se estimaron en unos US$2.050 millones.

Conocedores señalan que es muy probable que la inversión sea aún mayor a la actualmente considerada con sobrecostos, dado que el proyecto ha presentado algunos problemas de ingeniería, aseguran.

Los US$12 millones pagados por el grupo Luksic corresponden a un monto bajo, comparado con la suma que exigieron en un primer momento Gener y los financistas, dicen cercanos. A su vez, este pago habría operado como una condición para la salida de Los Pelambres. Los 12 bancos financistas habrían mostrado una enorme reticencia ante el retiro de los Luksic, pero entre los ejecutivos de Antofagasta Minerals (controladora de la minera) hubo un gran consenso en torno a que esta era la decisión correcta, así como también por parte del consorcio de empresas japonesas que son dueñas del 40% de Los Pelambres: Nippon LP Investment (25%) y Marubeni & Mitsubishi LP Holding BV (15%).

El grupo que lideran los hermanos Andrónico y Jean Paul Luksic tenía el sartén por el mango en esta negociación, ya que si no se alcanzaba un acuerdo por el sobrecosto, y los Luksic se negaban a entregar más recursos, la empresa podría haber enfrentado problemas financieros.

Jean Paul Luksic Fontbona habría adoptado la postura más dura, entre los miembros de su familia, durante el largo proceso de negociación con los socios de la generadora.

Movimientos

AES Gener, por ahora, será dueña de la propiedad de Alto Maipo, excepto del 7% que controlará la constructora austríaca Strabag, que a través de un comunicado señaló que su entrada como socio estratégico de la estadounidense es “la consolidación de una alianza que se inició en el año 2013 cuando nuestra empresa comenzó con las obras principales de construcción del proyecto”. Destacó que la iniciativa era una “desafiante e importante para el desarrollo energético de Chile”. Strabag es una de las empresas precalificadas para la construcción de Vespucio Oriente Dos.

El grupo Luksic mantendrá su contrato de suministro por el 35% de la generación del proyecto, pero a un precio menor al inicialmente pactado. El suministro debería comenzar en 2019.

Alto Maipo considera la construcción de dos unidades, Alfalfal II y Las Lajas, que en conjunto generarán unos 531 MW de potencia. Este es el único gran proyecto hidroeléctrico -además de Los Cóndores, de Endesa, que es de menor tamaño- en construcción en el país.

La iniciativa -y sus dueños- ha enfrentado un fuerte nivel de oposición a través de la organización “No Alto Maipo”. Una de las mayores críticas apunta a que se trata de un proyecto hidroeléctrico de pasada emplazado en la Región Metropolitana, pero que suministrará energía a las mineras. El presidente de Gener, Luis Felipe Cerón, ya ha manifestado al respecto que la central inyectará al Sistema Interconectado Central (SIC); en particular, a la ciudad de Santiago, y que mejorará sustancialmente la calidad del servicio. Al mismo tiempo, ha destacado que tiene una línea de alta tensión de solo 17 kilómetros y que el 90% de las obras son subterráneas.

Fuente: El Mercurio