Nuevas tecnologías capaces de reducir el impacto medioambiental

Afortunadamente vivimos en una época en la que somos conscientes de la necesidad de desarrollar tecnologías que sean respetuosas con el medio ambiente para revertir los efectos negativos de cara al futuro.

0
164
Fuente: Pixabay.com

Las nuevas tecnologías siempre han sido sinónimo de mejor calidad de vida para la sociedad, unas herramientas que a veces facilitan la vida cotidiana, la comunicación a largas distancias o la productividad en el trabajo. Aunque hay un lado negativo con los avances, suelen venir acompañados de contaminación u otros residuos que afectan al medio ambiente. Un problema al que nos enfrentamos y ha ido creciendo como el aumento de la temperatura global del planeta, perdida de grandes reservas de hielo que encontramos en los polos, extinción de numerosas especies animales, la disminución de los hábitats salvajes y otras muchas consecuencias derivadas de la crisis con el clima.

Afortunadamente vivimos en una época en la que somos conscientes de la necesidad de desarrollar tecnologías que sean respetuosas con el medio ambiente para revertir los efectos negativos de cara al futuro. Las nuevas tecnologías disponen de un papel determinante para resolver el problema ambiental, directa o indirectamente, como han demostrado las industrias de Huasco con el ahorro de 566 millones de dólares con su eficiencia energética y gestión de residuos.

Según palabras  Jeremy Jurgens, director de Tecnología del Foro Económico Mundial: “La tecnología desempeñará un papel fundamental en la búsqueda de soluciones a todos los desafíos que enfrenta nuestro mundo hoy en día, a lo que añade, las tecnologías emergentes de este año demuestran el rápido ritmo de la innovación humana y ofrecen una idea de cómo será un futuro sostenible e inclusivo”. Es por ello que hablaremos a continuación de nuevas tecnologías capaces de reducir el impacto medioambiental de la sociedad actual.

Blockchain y un envasado de alimentos eficiente

El envasado de alimentos es una fuente colosal de desechos que agrupan plásticos, papeles o tetrabriks. Envasar alimentos es necesario para conservar la calidad de a los alimentos para así evitar que se contaminen en todo el recorrido desde el productor hasta la casa del consumidor. Asimismo el envasado depende de cada productor en concreto, que cumpliendo las normativas de cada país debe decidir las soluciones más eficientes como puede ser utilizar materiales reciclados o biodegradables.

Aunque dentro de todo el proceso hay un problema interno que rara vez conoce el consumidor y es la distribución de alimentos contaminados, un problema que con frecuencia es complicado determinar su origen lo que se traduce en el desperdicio de lotes hasta encontrar los alimentos afectados, afectando cada año a toneladas de productos en buen estado. En este sentido el blockchain puede convertirse en la solución para comprobar la calidad de los alimentos en todo momento de forma sencilla, una iniciativa donde destaca el proyecto Veritas respaldado por marcas como Nestlé en la península ibérica.

El blockchain es una tecnología que se encarga de la contabilidad de manera descentralizada, es decir, eliminando intermediarios que acaban restando en eficiencia. Con dicha tecnología, el envasado de alimentos cuenta con una base de datos fiable que se verifica en los diferentes puntos que recorre el producto. Un sistema que aumenta la precisión a la hora de detectar productos en mal estado o a punto de caducar.

La tecnología en la nube y el ahorro de recursos informáticos

La nube es una tecnología digital que ha ganado peso en los últimos años, se trata de una serie de servicios de computación que son ejecutados a través de Internet en servidores externos aunque para el usuario es transparente, como si trabajase en su propio equipo. La velocidad de Internet actual sumado a una mayor eficiencia de hardware, como procesadores o dispositivos de almacenamiento sólido, han provocado un crecimiento de los servicios en la nube aunque es una tecnología utilizada desde hace más de una década en sectores como los casinos digitales. Los casinos en línea son una opción de ocio para disfrutar allá donde vayamos con los smartphones. La principal ventaja de los juegos de azar con la nube es la gran cantidad de modos para la ruleta, blackjack o tragaperras sin instalaciones previas. Incluso hay portales como Vegas Slots Online que permiten probar gratis un amplio catálogo de slots. En este caso, el formato digital de los casinos supone un ahorro energético frente a sus equivalentes físicos.

Recordemos que un salón de juegos de azar está repleto de máquinas con luces, pantallas y efectos de sonidos constantes, además suelen ser espacios abiertos con buena iluminación para resultar vistosos. En los casos más extremos de consumo energético se encuentran los espectaculares casinos de Las Vegas cuyos casinos gastan cantidades absurdas de electricidad para sorprender a sus visitantes. Por ejemplo, las fuentes del Bellagio con sus espectáculos de luces y colores diarios tienen un coste anual de 5 millones de dólares. La iluminación de la pirámide de Luxor Beam dispone de 41 millones de bombillas que necesitan 40.000 vatios para mantener su brillo en todo momento. Es por ello que los casinos en línea ahorran energía pues solo suponen el consumo del servidor donde se alojan.

Bioplásticos a partir de la madera

El plástico es uno de los materiales más importantes de nuestra civilización gracias a su versatilidad y posibilidades, aunque esas características que lo hacen único también es un quebradero de cabeza para el medio ambiente. Se producen cientos de millones de toneladas de plástico todos los años y solo un 15% acaba reciclándose, otra parte acaba en incineradoras para su destrucción, pero la mayoría acaba en la naturaleza, en mares y ríos siendo ingerido por la fauna. Acabar con el plástico es un desafío aunque empresas ambientales como por ejemplo la finlandesa MetGen ya trabaja con la lignina para sustituirlo, un compuesto que se encuentra en la madera. El principal objetivo es hacer viable este material natural, biodegradable y con características similares al plástico aunque primero deben sortear el inconveniente de las grandes cantidades de agua que requiere para su fabricación.

La comunidad científica de la actualidad se enfrenta al reto de innovar a la vez que ayuda al medio ambiente, sin duda tecnologías como blockchain, la nube o el posible sustituto del plástico son proyectos de gran utilidad y que salvaguardan el futuro de nuestro planeta. Con el paso de los años conseguiremos hacer un mundo más saludable y salvaremos el tesoro de biodiversidad que encontramos en la naturaleza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí