USM inaugura laboratorio para estudiar la contaminación glaciar del continente

El recinto funciona como refugio y fue implementado por el Centro de Tecnologías Ambientales (CETAM). Ahí, se podrán obtener datos químicos de los contaminantes atmosféricos para determinar su influencia en el derretimiento de los campos de hielo.

0
170

Un laboratorio-refugio para estudiar la contaminación de los glaciares del continente fue inaugurado por la Universidad Técnica Federico Santa María en el sector de Portillo, en la cordillera de Los Andes. En el lugar, se podrán recopilar datos químicos de los contaminantes atmosféricos para determinar su influencia en el derretimiento de los campos de hielo.

El espacio, denominado “Nunatak-Chile”, se emplaza en la Escuela de Montaña del Ejército y fue implementado por el Centro de Tecnologías Ambientales (CETAM) de la casa de estudio, y contó con apoyo militar, el cofinanciamiento del Fondo de Protección Ambiental (FPA) del Ministerio del Medio Ambiente y la empresa CRESCO de energías renovables.

“Nunatak” tiene por objetivo “investigar los contaminantes presentes en la atmósfera y su posterior deposición en el hielo y la nieve de la criósfera, para mejorar la comprensión de los fenómenos que inciden en la pérdida de masa glaciar, lo que permitirá evaluar el impacto que esta contaminación aporta al cambio climático”.

El rector de la USM, Darcy Fuenzalida, destacó que “el poder realizar este tipo de análisis y monitoreos que permiten detectar los contaminantes que viajan por el aire, su origen y vía de transporte, es de gran importancia para nuestro país. Queremos establecer políticas que disminuyan los altos niveles de contaminación que tienen nuestras ciudades y, justamente, con este laboratorio, podremos obtener información de gran relevancia para diseñar políticas y medidas necesarias que faciliten la toma de decisiones y definan posibles nuevos caminos a seguir para resolver nuestros graves problemas de contaminación”.

Por su parte, el director del CETAM y académico del Departamento de Química de la USM, doctor Francisco Cereceda -quien lideró el proyecto-, sostuvo que la idea “es mejorar la comprensión de los fenómenos asociados a la deposición de aerosoles sobre la nieve de los glaciares de los Andes hasta la Antártica, asociados a partículas que son capaces de absorber mayor radiación solar y aceleran la pérdida de masa glaciar, cambiando el albedo de la nieve e impactando finalmente sobre el clima”.