Trabajadores de la Armada certifican competencias para la manipulación sostenible de gases refrigerantes

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), ChileValora y la Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización han impulsado este proceso de evaluación de competencias laborales que certificará a 38 trabajadores como instaladores y mantenedores de sistemas de climatización y refrigeración comercial.

0
277

En dependencias de la Armada de Chile se realizará este viernes 28 de septiembre a las 18:00 horas, la ceremonia de certificación laboral de 38 trabajadores que fueron evaluados por el centro de certificación de la Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización buscando reducir el impacto negativo que los gases refrigerantes tienen sobre la capa de ozono.

Estas certificaciones se suman a un centenar más finalizadas en mayo de este año cofinanciadas a través del Acuerdo de Subsidio de Microcapital suscrito entre el Ministerio de Medio Ambiente y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con el fin de que los técnicos puedan evaluar y certificar sus competencias laborales en perfiles de ChileValora relacionados a la refrigeración y climatización.

Cabe destacar que esta colaboración profundiza el compromiso adquirido por Chile a través del Protocolo de Montreal, acuerdo internacional que desde el año 1990 limita, controla y regula la producción, consumo y comercio de sustancias agotadoras de la capa de ozono (SAO).

Las evaluaciones y certificaciones fueron llevadas a cabo por el centro FríoCalor, perteneciente a la Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización y acreditado por ChileValora, institución pública que trabaja por fortalecer las competencias de los trabajadores del sector ­–sin importar el nivel educacional– con el fin de potenciar su movilidad laboral, así como aportar al mejoramiento de la productividad de las empresas y del país.

Francisco Silva, secretario ejecutivo de ChileValora destacó que “la certificación de competencias permite que el Estado de Chile reconozca formalmente que un trabajador sabe hacer correctamente su trabajo, esto no solo permite revertir el aprendizaje informal de estos conocimientos, sino que promueve operaciones más seguras y mayor productividad de la industria”