Superintendencia de Servicios Sanitarios multa a Econssa por atraso en proyecto de ampliación

Iniciativa apunta a mejorar y aumentar capacidad de tratamiento de la actual planta.

0
173

La Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) verificó atrasos y multó a la empresa Econssa por incumplimientos en los plazos de ejecución del proyecto “Aumento de la capacidad de manejo de las aguas servidas de Antofagasta”, iniciativa para la cual se calculó una inversión de US$14 millones y que está destinada a cubrir el crecimiento de la demanda proyectada para la ciudad.

En efecto, una de las fuentes de emanación de gases y malos olores identificadas por la SISS y la Seremi de Salud de Antofagasta está asociada al tratamiento de aguas servidas y al funcionamiento del emisario submarino de Econssa el cual -según oficio de la autoridad sanitaria a la diputada Marcela Hernando- “presenta deficiencias en su operación que generan malos olores”.

Según este documento, a las fuentes de generación de olores molestos de la planta de tratamiento de la empresa Sembcorp -que habían sido identificados con anterioridad-, “se suman ahora los problemas que está presentando el sistema de pretratamiento del emisario submarino de Econssa”.

De acuerdo al informe de Salud, esa condición “agrava aún más el problema y no deja alternativas para buscar una solución técnica, que no sea la reparación total de los problemas de ambos sistemas de evacuación de aguas servidas de Antofagasta”.

La empresa -una sociedad anónima de propiedad del Estado de Chile-, mantiene desde enero de 2016 la aprobación ambiental para desarrollar un proyecto de mejora y ampliación de sus instalaciones, el cual ha ido ejecutando por etapas y cuyo cronograma -verifica la autoridad- no ha cumplido con rigurosidad.

Fiscalización

Según el jefe regional de la SISS, Patricio Valencia, este proyecto está considerado dentro de los planes de desarrollo de la entidad, por lo cual han mantenido fiscalización permanente sobre su avance.

De acuerdo a lo detallado por Valencia, la primera etapa del proyecto corresponde a la construcción de un nuevo desarenador y una planta elevadora de cabecera -que aumenta la capacidad de la planta desde 1.200 a 1.600 litros por segundo-, la cual está construida y operativa.

Sin embargo, su ejecución presentó un retraso, lo que fue motivo de una multa de 300 UTA ($168 millones aproximadamente).

La segunda etapa, considera un aumento de capacidad con una segunda línea de desarenador. “Esta obra estaba comprometida para diciembre de 2016 , lo cual no fue ejecutado, por lo tanto ya iniciamos un proceso de sanción, que en este caso puede terminar con una multa de entre 51 y 10.000 UTA”, advirtió Valencia.

Las fases siguientes consisten en una descarga de emergencia de la planta de tratamiento y un segundo emisario, ambas para diciembre de 2018; y una tercera línea de desarenadores con fecha para diciembre de 2028.

Respecto de la inquietud planteada por la diputada Hernando y el Colegio Médico de Antofagasta en torno a la capacidad de la planta para absorber el futuro flujo que provocará el nuevo hospital, Valencia aclaró que son aspectos que ya están considerados.

Demanda

Respecto de estas obras, el gerente general de Econssa, Patricio Herrera, aseguró que “con la ampliación y mejoramiento del sistema de impulsión ubicado a la cabecera del emisario -que se encuentra funcionando con plena normalidad- aumentamos la capacidad del sistema a 1.600 litros por segundo, lo que permite proyectar esta solución hasta 2025”.

Asimismo, adelantó que este año reforzarán la función de pretratamiento con un segundo desarenador y una inversión estimada de $1.000 millones. “Adicionalmente, hacia 2020 debiera completarse la construcción de un segundo emisario, que duplicará la capacidad de disposición”, dijo.

Con esas obras, el ejecutivo asegura estará cubierta completamente la demanda actual y futura de la ciudad.

Respecto de los episodios de emanaciones, Herrera recordó que “de acuerdo al último estudio informado por la alcaldesa de Antofagasta, se detectaron elementos en el ambiente que no están presentes en la operación de plantas de tratamientos de aguas servidas y que estarían asociados a otras industrias”.

ESTUDIO ANALIZARÁ NUEVA UBICACIÓN

Uno de los principales cuestionamientos de autoridades, gremios y vecinos, está asociado a la actual ubicación de la planta de tratamiento de aguas servidas de la ciudad. En esa línea, ayer el gerente general de Econssa, Patricio Herrera, adelantó a este Diario que la firma “iniciará próximamente un estudio de alternativas de planta de tratamiento de aguas servidas para Antofagasta que, entre otros aspectos, debiera proponer la mejor solución tecnológica y compatible con la ciudad y el medio ambiente, determinando aspectos esenciales como la localización y la demanda”.