SMA aprobó plan de SQM para remediar extracción ilegal de salmueras

Las medidas en Salar de Atacama tendrá un costo de 25 millones de dólares, el más alto aplicado por la normativa ambiental vigente en el país.

0
181

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) aprobó el Programa de Cumplimiento (PDC) presentado por SQM Salar S.A, titular del proyecto “SQM Salar Atacama”, y que se enmarca dentro del procedimiento sancionatorio iniciado por la SMA en noviembre del 2016.

Esto luego que la entidad ambiental detectara seis infracciones en dicha operación de la minera no metálica, principalmente, relacionado a la extracción de salmuera fresca por sobre lo autorizado.

El programa figura como uno de los instrumentos que ha impuesto exigencias más costosas a un titular, avaluadas en un monto que asciende a $17.205.184.000 millones, equivalente a US$25 millones.

El procedimiento de SMA consideró la dictación de tres resoluciones de observaciones a la propuesta. Las observaciones fueron acogidas por SQM Salar, presentando versiones refundidas del PDC.

Además, en el contexto del procedimiento se solicitó la colaboración de la DGA en tres oportunidades, para evaluar los aspectos hídricos de la propuesta. Se ponderaron más de 70 observaciones de los denunciantes, dentro de los cuales se encuentran: Comunidad Indígena Atacameña de Peine, Consejo de Pueblos Atacameños, Comunidad Indígena Atacameña de Camar, CORFO y la empresa Albemarle.

Las principales acciones propuestas en el programa de cumplimiento sobre extracción de salmuera infracción N°1 pasa por ajustar la extracción de salmuera a la RCA, devolución en un período de 6 meses el volumen de salmuera sobre extraído, mediante la reducción del caudal autorizado y devolución de salmuera en un volumen adicional al anterior, en un volumen equivalente al sobre extraído, para compensar efectos.

Asimismo, mejorar sistemas de monitoreo, implementando monitoreos en línea, paralización de la extracción de agua dulce en el pozo Camar 2, ingreso al SEIA de las medidas para mitigar y compensar la afectación y recolección de semillas y viverización de especies para adelantar compensación.

También solicita estudios sobre efectos y se entrega la información en formato exigido por la normativa. También exige un plan de contingencia para el sistema Peine, entre otra indicaciones ambientales.