Sistema eléctrico experimenta importante auge de las ERNC: proyectos en construcción acumulan 900 MW

Dentro de los aproximadamente 2.650 MW de capacidad de generación eléctrica que se encuentran en etapa de construcción, más de 900 MW corresponden a ERNC, principalmente eólica y energía solar fotovoltaica.

0
259

Las Energías Renovables no Convencionales (ERNC) han cambiado el sector eléctrico chileno. Y es que entre 2013 y 2014 coincidieron varios factores que se potenciaron entre sí para llegar a este resultado: la implementación de políticas públicas acertadas para eliminar barreras que existían de parte de la regulación eléctrica, la baja de los precios internacionales de las tecnologías ERNC, especialmente de las solares, y el reconocimiento de la cantidad, calidad y variedad de estas energías existentes en el país.

Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera A.G.), destaca que a la fecha los cambios que han traído las ERNC son sus precios muy competitivos y la capacidad demostrada de sus promotores para construir y operar sus proyectos, que a la fecha ya suministran el 16% de la energía eléctrica generada en el país. “Estamos convencidos de que el crecimiento futuro de la generación eléctrica en Chile estará basado exclusivamente en ERNC y que eso, sumado a la gradual obsolescencia de las centrales convencionales, llevará a Chile a una matriz 100% renovable antes de 2050, especialmente si se implementan las políticas adecuadas”.

Reconociendo que la creciente integración de las ERNC en Chile ha tenido un impacto positivo dentro del sector energético, Andrés Fuentes, académico PhD. del Departamento de Industrias, y Miguel Valenzuela, ingeniero civil industrial, ambos de la Universidad Federico Santa María (USM), sostienen sin embargo que el país está lejos de un escenario de “transformación radical”. “Ha sido una evolución algo lenta -de hecho a nivel doméstico la penetración es despreciable-, principalmente por temas de inversión y disponibilidad del recurso, ambos factores juntos vuelven (o volvían) menos atractiva la implementación de proyectos a gran escala en sistemas de generación de electricidad. Si bien existen parques eólicos y solares de gran envergadura, no ha sido una renovación intensiva de la matriz energética”.

A pesar de esto, destacan que la buena noticia es que el mercado de las ERNC ha ido en aumento, tanto en oferta tecnológica como mejora de las tecnologías y, sobre todo, gracias a la disminución de los costos de implementación. “De los aproximadamente 2.650 MW de capacidad de generación eléctrica que se encuentran en etapa de construcción, más de 900 MW corresponden a ERNC, principalmente eólica seguida de la energía solar fotovoltaica”, precisan.

Hoy, existen varios factores que caracterizan al actual mercado de la energía en Chile. “En primer lugar, la competencia en el sector ERNC es muy intensa. Actualmente, no solo compiten en él las empresas dedicadas a esas fuentes de energía, sino que también vemos que las compañías que tradicionalmente han estado en el sector de energía más convencional ya han desarrollado o están desarrollando proyectos ERNC, además de las recientes modificaciones a la ley del sector eléctrico, que se han realizado teniendo en cuenta la mejor forma de integrar estas fuentes a los sistemas y al mercado eléctrico”, explica Finat.

Por su parte, los profesionales de la USM creen que el mercado de las ERNC en el país tiene un importante camino por recorrer. Por ejemplo, falta que los proyectos de implementación de plantas de gran escala de este tipo de tecnologías sean los que predominen fuertemente, dado que Chile cuenta con recurso hídrico en abundancia, no es raro que gran parte de los proyectos sean de este tipo (hidroeléctricos convencionales). “Sin embargo de a poco esto debiese ir cambiando en favor de las ERNC, especialmente solar, ya que al igual que la energía hídrica, el país tiene un gran potencial solar y eólico, lo que sin duda se verá reflejado en el futuro”.

Al respecto, el director ejecutivo de Acera dice que el gremio aspira a contar con un mercado que no tenga barreras hacia las ERNC y que no las discrimine arbitrariamente. “Por ejemplo, pensamos que se debe corregir el subsidio ambiental que reciben actualmente las centrales termoeléctricas, que hoy pagan una suma muy pequeña por concepto de los impuestos verdes, que en otros países son cinco veces o más que los que
se aplican en Chile”.

Y concluye: “Para penetraciones mayores, el mejor complemento de las ERNC variables son los sistemas de almacenamiento de energía, acerca de los cuales existen potentes señales de que las nuevas tecnologías de almacenamiento serán competitivas en un plazo de no más de cinco años”.