Se estima que en 2018 instalarán 1.000 MW de energías renovables

Según cálculos de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), para diciembre del 2018 habrá una potencia instalada de energías limpias que llegará a los 5.900 MW. Así, la matriz energética de este tipo aumentará a un 120,5% de la capacidad actual. La asociación también estableció que los desafíos que Sebastián Piñera deberá asumir serán las relaciones con las comunidades y la movilidad eléctrica, entre otros.

0
362

En 2003, cuando se propuso llegar al 2024 con un 15% de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), muchos expertos cuestionaron su factibilidad. Hoy existen estudios que demuestran que este tipo de energías no trae más que beneficios. El escenario de las ERNC en Chile genera un aporte adicional al Producto Interno Bruto de más de 2,3 mil millones de dólares, además de la generación de 7.769 empleos y la mitigación de 9 mil toneladas de emisiones de PM 2,5.

Es por esta razón que en 2018 habrá un 20,5% extra de energías renovables. Si en diciembre del 2017 existían 4.895 MW de energías limpias, en diciembre del 2018 existirán 5.900 MW, según Acera. De esas mil adicionales, 800 son proyectos que ya están en construcción.

Es un hecho que las características naturales de nuestro país hacen de este un lugar único para el aprovechamiento de energías limpias. Además, es un mercado altamente competitivo, donde la oferta ha superado seis u ocho veces la demanda en las últimas licitaciones, provocando una baja en los precios. “Es una oportunidad para el crecimiento de Chile y eso debería ser explotado al máximo. Hoy tenemos energía abundante, barata y limpia”, expresó Carlos Finat, director ejecutivo de Acera.

Dentro de ese marco, la asociación gremial mencionó las principales cuentas pendientes para este 2018, entre los que destacan la consolidación de la relación con las comunidades, la incorporación del almacenamiento, la electromovilidad a partir de electricidad limpia y la expansión de la demanda impulsada por el crecimiento del país. Estos son los desafíos que tendrá el próximo presidente, Sebastián Piñera.

El actual presidente electo declaró que uno de sus objetivos será que para el año 2040, Chile tenga una matriz eléctrica 100% limpia y renovable. “Creemos que es totalmente factible y lo vamos a apoyar, pero eso no va a ocurrir en un mercado diseñado como lo está hoy”, afirmó Finat, refiriéndose al retiro definitivo de las centrales a carbón.

José Ignacio Escobar, presidente de Acera, recalcó que otro de los grandes desafíos para Piñera será lograr alinear a los distintos ministerios en torno a este objetivo, destacando el gobierno de Michelle Bachelet en este aspecto. “También hay que buscar un espacio para que aquella gente valiosa en el tema pueda seguir colaborando”, señaló.

En su programa de gobierno, el candidato de la derecha destacó el desarrollo de las energías renovables, distanciándose de las ERNC al poner particular énfasis en las hidroeléctricas, tipo de energía convencional y muchas veces cuestionada por el impacto que suelen tener en la flora y fauna local.

Al respecto, Acera afirmó apoyar este tipo de proyectos en la medida que sean diseñados en armonía con las comunidades involucradas y cumplan los requisitos que los órganos ambientales establecen. “Somos optimistas en buscar formas en que las hidroeléctricas también tengan un nuevo capítulo donde puedan desarrollarse de forma sustentable. Hay que buscar la forma en que las hidroeléctricas tomen un rol importante”, manifestó Escobar, añadiendo que están completamente de acuerdo con Piñera en este caso y que lo apoyarán en el desarrollo de energía hidroeléctrica.