Reciclaje: más el viaje que la meta

0
1325

Por Daniel Rojas Enos, gerente general de la Asociación Gremial de Recauchadores y Renovadores de Neumáticos de Chile AG – ARNEC


 

El tiempo actual es de cuestionamientos y debates. Mientras tanto, los gobiernos buscan, con sus políticas públicas, responder a variadas demandas de una sociedad desconfiada y estresada.

Por lo anterior, considero que las políticas públicas deben convertirse en verdaderos pactos entre el Estado y la sociedad, cuyo fin no sea sólo generar pisos mínimos o nuevas exigencias (nuevos “lomos de toro”) sino buscar cambiar el comportamiento de cada ciudadano. Ahora es muy natural colocarse, instintivamente, el cinturón cada vez que debemos manejar, pero todos sabemos que costó una enormidad en hacerse costumbre.

Ahora bien, entre todas las exigencias que significan integrarse a la sociedad actual, existe en el caso chileno un tema verdaderamente desafiante que todavía no llega a asentarse como debería: el reciclaje. Digo debería, porque el reciclaje es un largo y fructífero camino, no sólo un número, una tasa, una meta.

Ya alcanzamos un primer logro, el 1 de junio de 2016, con la promulgación en el Diario Oficial de la República de Chile la Ley 20.920 que establece el Marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje. Lo anterior es claramente un acierto por donde se mire, pero también hay que reconocer que debemos profundizar el conocimiento del reciclaje. Al respecto, el mundo ya muestra avances sustantivos en la materia.  Por ejemplo, en los Estados Unidos para el caso del recauchaje de neumáticos, el proceso completo ha logrado validarse como un desarrollo local al denominarlo comúnmente como Locally Grown Tires, Neumáticos Gestados Localmente. Un cambio muy enriquecedor porque el recauchador ya no se considera como un arreglo externo simple, sino como un valioso proceso productivo en sí mismo, generado, por ejemplo, a través de la campaña Retread Instead.

Otro interesantísimo ejemplo del desarrollo del reciclaje a nivel internacional son las famosas 3R (Reducir, Reusar y Reciclar) que ahora en Europa, de acuerdo al Plan de Acción en Economía Circular de Portugal para los años 2017-2020, van ya en 10R: Refuse (Rechazar / hacer que el producto sea redundante al abandonar su función o hacer que dicha función sea realizada por otros productos); Rethink (Repensar / usar el producto de manera más intensiva); Reduce (Reducir / aumentar la eficiencia en la elaboración del producto); Re-use (Reusar / reusar por otro consumidor el producto descartado que todavía está en buenas condiciones); Repair (Reparar / reparar y realizar mantención a un producto defectuoso); Refurbish (Restaurar / restaurar un producto desactualizado transformándolo en un producto de última generación); Remanufacture (Re-fabricar / utilizar partes de un producto descartado utilizándolos en un nuevo producto que tiene el mismo propósito que el ya descartado); Repurpose (Reutilizar / utilizar partes de un producto descartado utilizándolos en un producto o en productos que tienen otros fines que el ya descartado); Recycle (Reciclar / procesar materiales para obtener el mismo (alto grado) o menor grado de calidad); y Recover (Recuperar / incinerar materiales a través de valorización energética). Queda muy claro, entonces, que en el reciclaje el viaje tiene muchas y valiosas metas.

El reciclaje es un largo y serpenteante camino donde la experiencia de los gremios deberá enriquecer el debate planteando y proponiendo soluciones a los desafíos prácticos que la Ley  REP tendrá en su implementación. Se necesitará desde luego, mantener y cuidar el diálogo y el esfuerzo continuo entre cada una de las partes responsables. Así nuestra sociedad podrá ganar enormemente si abre y promueve espacios para que todos seamos mejores actores, conscientes y cuidadosos del valioso y único entorno natural y humano del que participamos.