Proyecto de la Universidad de Concepción eliminaría el 100% del arsénico presente en agua del Loa

El acuífero muestra niveles de este elemento cien veces por sobre lo recomendado por la OMS para el consumo humano.

0
774

Por décadas la población de la Segunda Región, y en general del Norte de Chile, ha debido convivir con un letal componente que está presente en las aguas de los ríos de esta zona y que por muchos años ha sido consumido en el agua potable por la ciudadanía: el arsénico.

La presencia del arsénico en fuentes de agua natural, tanto superficiales como subterráneas, constituyen, según los expertos, un permanente riesgo para la población expuesta, quienes deben utilizar, en algunos casos, dichos recursos como fuente de agua potable y de riego. En Chile, de acuerdo con lo manifestado por especialistas, la principal fuente de arsénico en el recurso hídrico tiene origen natural.

Pues bien, la sombra de mortalidad por distintos tipos de cánceres provocados por este metal pesado podría comenzar a cambiar, esto gracias a un innovador proyecto que llevan adelante científicos del departamento de Microbiología de la Universidad de Concepción (UdeC).

No más arsénico

El equipo liderado por el doctor en Ciencias Ambientales y docente de la casa de estudios, Víctor Campos; y que también integran la doctora en Microbiología, Carla León; el estudiante en doctorado de Microbiología, Cristián Valenzuela; y la profesora emérito del mismo departamento, María Angélica Mondaca, han desarrollado un método que permitirá eliminar hasta el 100% de las partículas de arsénico de las aguas del Loa.

“Las aguas del río Loa presentan una alta concentración de arsénico, entre 800 a 1.200 microgramos por litro, es decir, cien veces por sobre lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, Environmental Protection Agency (EPA) y la Comunidad Europea para el consumo, que es de 10 microgramos por litro de agua. Es así que, utilizando la remoción e inmovilización del arsénico, a través de la biomineralización basada en la precipitación de calcita inducida microbiológicamente (MICP). Estos estudios de bio-precipitación han sido realizados utilizando bacterias ureolíticas principalmente”, declaró Víctor Campos.

Objetivo

El objetivo del proyecto, según explicó el doctor en Microbiología, fue desarrollar un sistema de tratamiento biológico para la remoción de arsenito y arseniato, desde aguas contaminadas con arsénico, mediante la bioprecipitación microbiológica de calcita, utilizando bacterias ureolíticas, resistentes a As(III) y As(V), aisladas desde ambientes naturales contaminados con arsénico.

“Se aisló una cepa bacteriana denominada Pseudomonas sp, desde el río Loa, capaz de resistir y transformar el arsénico. Además, con un análisis de microscopía electrónica asociadas a difracción de rayos x, demostraron que la cepa fue capaz de biomineralizar calcita. Por lo anterior, esta cepa bacteriana fue utilizada para implementar un sistema de tratamiento biológico (Bioreactor), para eliminar el arsénico desde sistemas acuáticos”, enfatizó el líder de la investigación.

Pruebas

De acuerdo con Víctor Campos, se analizaron los parámetros operacionales del bioreactor y su capacidad de eliminar la toxicidad del compuesto, lo que fue monitoreado mediante análisis de cromatografía liquida de alta resolución, acoplada a un sistema de absorción atómica y de toxicidad, mediante células de cordón umbilical.

“Los resultados demostraron que a medida que aumentaba la precipitación de calcita, la concentración de arseniato, disminuía en un 100%, al igual que la toxicidad. Estos resultados demuestran que existe una relación entre el aumento de la producción de biocalcita y la disminución del arsénico en el sistema con la disminución de la toxicidad, donde a medida que la concentración de arsénico disminuye en el sistema, la viabilidad celular de las células madre de la vena del cordón umbilical aumentaba”, comentó el docente de la UdeC.

De acuerdo con los resultados obtenidos, Campos declaró que se encuentran en proceso de obtener financiamiento para la implementación de este bioreactor en el río Loa.

“Esto permitirá que las comunidades indígenas que habitan en la cuenca del río puedan contar con agua no contaminada para ser tratada como potable, es decir, podrán contar con agua sin arsénico, disminuyendo los riesgos de contraer enfermedades como el cáncer”, sostuvo el científico.

Peligro

Para nadie es un misterio la presencia de este metal pesado en las aguas de los ríos de la región, como tampoco el hecho que por casi treinta años la población consumió agua con alta concentración de arsénico, entre las décadas de los cincuenta y setenta, así lo manifestó el presidente del departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Calama, doctor Andrei Tchernitchin.

“El arsénico, cuando está por encima de la norma en el agua potable, que la OMS ratificó en 10 microgramos de arsénico por litro de agua, y es consumido por un largo período de tiempo, aumenta el riesgo de varias enfermedades, entre las cuales podemos precisar el aumento de distintos tipos de cáncer, como el de pulmón y el de la vejiga urinaria. Es precisamente este último, que dado su aumento, es correcto decir que es producto del arsénico en el agua. Otros de los cánceres que aumentan son hígado, riñón y vías urinarias”, precisó el toxicólogo.

También, sostuvo que el cáncer a la piel aparece por el arsénico, pero no es tan peligroso como los detallados.