Proyecto fija multas que superan los $400 mil para comercios que utilicen bombillas plásticas

La iniciativa fue presentada este jueves por los diputados Carolina Marzán (PPD), Karin Luck (RN) y Ricardo Celis (PPD), para así "ponerle freno" a este elemento.

0
208

Con el objetivo de fomentar el cuidado al medio ambiente, esta jornada los diputados Carolina Marzán (PPD), Karin Luck (RN) y Ricardo Celis (PPD), presentaron un proyecto de ley para que se prohíba a los establecimientos comerciales, utilizar y entregar a sus clientes bombillas plásticas. 

La iniciativa establece que los infractores sean sancionados con el pago de una multa, a beneficio municipal, de hasta 10 UTM, o sea, $483.530.

“Queremos de manera transversal colaborar con el medio ambiente, y que sean inspectores municipales los que procedan a regular esto. Es necesario ponerle freno a este elemento ya que su uso se ha hecho abusivo, y ha contaminado el mar, los lagos, y los ríos“, indicó el diputado Celis.

El parlamentario indicó que “es necesario que la gente sepa que existen alternativas más amables con el medioambiente como por ejemplo las bombillas metálicas, que permiten su reutilización. La idea es ir a tomarse un trago y llevar su propia bombilla”.

“Obviamente nos gustaría avanzar en la eliminación de todos los plásticos monousos, pero la iniciativa que estamos presentando hoy es puntual, para avanzar más rápido, tal como lo hicimos con la eliminación de las bolsas plásticas”, indicó Ricardo Celis.

Por su parte, la diputada Carolina Marzán, señaló que “iniciativas como éstas son una bonita instancia para que las familias desde su hogar puedan educar a los más pequeñitos, que llevan muchos elementos plásticos al colegio para el almuerzo, la colación, y con elementos tan simples, sencillos y económicos, como por ejemplo, una bombilla metálica podemos concientizar en el cuidado del medio ambiente”.

En tanto, la diputada Karin Luck afirmó que “este cambio cultural va a tener que partir por lo que es la pre-básica. Yo creo que los mismos niños nos están obligando a los padres a reciclar. Los niños son los grandes actores, que van a poder cambiar la cultura, pues obligan a los adultos a hacerlo. Hay que partir con la pre-básica, más allá de las obligaciones que le damos a los adultos, ellos al final lo tienen asumido, como uno dice, en el ADN y ellos mismo lo están haciendo. Desgraciadamente el problema son los adultos”.