Proyecto de creación del servicio nacional forestal lidera logros de CONAF

0
17

Director ejecutivo Aarón Cavieres entregó cuenta pública del período 2014-2016, detallando avances en gestión forestal, áreas silvestres protegidas y protección contra incendios forestales.

Un período de fortalecimiento institucional y sectorial fue el que registró la Corporación Nacional Forestal (CONAF) en el trienio 2014-2016, conforme a la Cuenta Pública Participativa que entregó el director ejecutivo del organismo, Aarón Cavieres, situación que quedó graficada principalmente en la elaboración de la Política Forestal para los próximos 20 años y en el envío al Congreso del proyecto de ley que crea el Servicio Nacional Forestal.

La exposición se desarrolló en el Edificio del Ministerio de Agricultura en la comuna de Quillota, frente a autoridades regionales, representantes de organismos sociales, usuarios de la institución y comunidad local.

A los logros mencionados, se sumaron también diversos avances en materia de desarrollo forestal, áreas silvestres protegidas del Estado y prevención y combate de incendios forestales.

Además, en la ocasión, se rindió homenaje a brigadistas, guardaparques, fiscalizadores y extensionistas, por sus labores en terreno en pro del desarrollo y protección de los recursos naturales renovables y en apoyo de los pequeños y medianos propietarios.

Respecto a la creación del Servicio Nacional Forestal, Aarón Cavieres indicó que “con un servicio público, el país estará en mejor posición para enfrentar los desafíos del siglo XXI provenientes del cambio climático, al contar con todas las potestades públicas. De esta manera, se fortalecerán funciones como fiscalización forestal y ambiental y protección contra incendios forestales y se podrán administrar normas legales, lo que significará poder impulsar con mayor fuerza el desarrollo sectorial. Creo que no hay dos opiniones en cuanto a que Chile necesita con urgencia una institución pública forestal”.

Recordó que dicho proyecto partió el año 2014 con un proceso de participación de los trabajadores de CONAF, que concitó al 87% de los funcionarios de la entidad, y que su última acción correspondió a la firma del proyecto de ley por parte de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, el 24 de marzo de 2017, ingresando el documento a la Cámara de Diputados el 4 de abril para su discusión.

Política Forestal

Por otra parte, valoró la creación del Consejo de Política Forestal, iniciativa del Ministerio de Agricultura, en enero del año 2015, con el objetivo de diseñar las directrices del sector para el período 2015-2035 y agradeció el trabajo de los consejeros, quienes en representación de los ámbitos público, ambiental, académico, pequeños propietarios, empresarial, industria maderera, científico, laboral y gremial entregaron el documento orientador en mayo de 2016 con lineamientos precisos para un desarrollo forestal sustentable, participativo y con equidad social.

“Ha sido -comentó el director de CONAF- un trabajo muy productivo y entusiasta de todos los consejeros. La meta era ambiciosa: avanzar en un ambiente de consenso y lo logramos. Cada decisión fue tomada con la aprobación de todos sus integrantes, por lo que en esta política forestal está representado el sentir de cada grupo. De hecho, una de las medidas establecidas en esta política es la creación de un Servicio Nacional Forestal, que ya está en proceso”.

La mayor emergencia

Otro de los productos derivados del Consejo de Política Forestal fue el plan de restauración ecológica y recuperación productiva de la superficie afectada por los incendios forestales en la llamada “tormenta de fuego”, que se registró entre el 18 de enero y el 5 de febrero de 2017, en tres regiones: O’Higgins, Maule y Biobío, con 467.537 hectáreas arrasadas, 11 personas fallecidas (tres de ellas brigadistas de CONAF) y viviendas destruidas.

En este contexto, Cavieres señaló que “desde que hay registros en Chile sobre los incendios forestales, esta emergencia fue la más grande ocurrida en el país y con mayor impacto social, ambiental y económico. Como institución hemos cumplido con el país, tal como lo señaló un organismo independiente como la Unión Europea. En sólo 19 días conseguimos controlar uno de los megaincendios de gran magnitud en el mundo. Ni siquiera las naciones más desarrolladas hubieran podido evitar su generación, ya que aquí se conjugaron varios factores: un período de altas temperaturas nunca antes vistas, una sequía de ocho años que ha generado muchísima vegetación seca y un bloqueo anticiclónico que impidió el ingreso de sistemas frontales, provocando baja humedad”.

Estas condiciones forjaron un escenario propicio para la propagación del fuego y para desarrollar lo que la Unión Europea llamó la sexta generación de incendios forestales, capaces de generar calor suficiente para modificar la situación atmosférica, frenando así la entrada de los sistemas frontales.

“Previendo las nuevas condiciones -afirmó el director de CONAF-, fortalecimos la gestión de protección contra incendios forestales, incrementando el presupuesto entre los años 2014-2016 del orden del 17%, lo que permitió aumentar los niveles operacionales de recursos terrestres y recursos aéreos. Incorporamos tres aviones Air Tractor a nuestra flota, los que se sumaron a los tres aviones Dromader y al helicóptero Sokol. Además, en el período de mayor ocurrencia de 2016-2017 tuvimos 1.700 brigadistas combatiendo el fuego y un total de 37 aeronaves entre propias y arrendadas. Sin embargo, los incendios de sexta generación, sin precedentes a escala planetaria, según la Unión Europea, fueron inevitables”.

Cambio climático

El jefe del organismo forestal destacó también la elaboración y presentación de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales de CONAF, y cuyo contenido fue expuesto por la Presidenta de la República en la Cumbre de Cambio Climático, realizada en Marruecos, el año 2016.

“A través de esta estrategia -manifestó el directivo- Chile adquirió el compromiso de recuperar alrededor de 100 mil hectáreas de suelos degradados durante los próximos 20 años, como también recuperar 100 mil ha de bosque nativo y reforestar 100 mil ha adicionales”.

En materia de mejoramiento de la calidad de vida de las personas en zonas urbanas y periurbanas mediante la creación de áreas verdes, CONAF ha focalizado dicha acción en aquellas comunas con mayor déficit de arbolado.

“Entre los años 2014 y 2016 -agregó- fueron creados siete parques urbanos naturales (falta aún el de Atacama, que está en proceso de licitación), 45 programas comunitarios y 101 proyectos emblemáticos urbanos. El 2015 se entregó el primer Parque Urbano Natural, en la comuna de La Ligua, Región de Valparaíso, inaugurado por la Presidenta Bachelet. Posteriormente, la comunidad recibió el parque Primero Pichidangui, en la Región de Coquimbo, tras el retiro de más de 80 toneladas de basura, y el Parque Urbano Museo Mapuche de Cañete, Región del Biobío, donde se vincularon las áreas verdes con la comunidad y el conocimiento ancestral de la cultura mapuche. Por otra parte, durante estos tres últimos años, se donaron más de cinco millones de árboles en 290 comunas, con énfasis en especies nativas”.

Conservación de la biodiversidad

Por último, en relación al fortalecimiento de las áreas silvestres protegidas del Estado, se creó en el año 2014, en la Región de Antofagasta, el Monumento Natural Paposo, y se amplió el Parque Nacional Yendegaia, en la Región de Magallanes. Mientras que el año 2015, en la Región Metropolitana, se firmó el protocolo de recategorización de la Reserva Nacional Río Clarillo a parque nacional.

“Junto con ello -concluyó Cavieres- la visitación en el período 2014-2016 a las unidades del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) aumentó significativamente en un 27%, superando por primera vez la barrera de los tres millones de visitantes el 2016. Seguiremos trabajando intensamente en la conservación de la diversidad biológica del país, porque el compromiso institucional es el lograr el equilibrio entre la conservación y el disfrute de estos parajes únicos”.

Fuente: CONAF