Promover turismo responsable con el ambiente se acordó en Consejo Consultivo de la Reserva Nacional Ralco

Apuntando también al respeto por la cultura Pehuenche del lugar, de modo de resguardar su riqueza patrimonial.

0
299

En dependencias de la Escuela Ralco Lepoy, ubicada en el sector de Chenqueco, en comuna de Alto Biobío, se realizó la primera sesión del año del Consejo Consultivo de la Reserva Nacional Ralco, instancia deliberativa que busca integrar a esta área silvestre protegida, administrada por la Corporación Nacional Forestal, Conaf, con las comunidades pehuenches aledañas y las autoridades locales, apuntando a contribuir al desarrollo local y protección de uno los bosques más septentrionales de araucaria del país.

La reunión del consejo consultivo contó con la presencia de autoridades tradicionales y administrativas de comunidades pehuenche del sector, como el lonco de la Comunidad Ralco Lepoy, Juan Rosales; el presidente de la Comunidad Ralco Lepoy, Ignacio Rosales; y en representación de la comunidad Quepuca Ralco, su lonco Carmelo Levi y el presidente, Juan Huenchucán. Además en la instancia participaron representantes de CONADI, Dirección de Vialidad, Patrulla de Atención a Comunidades Indígenas (PACI) de Carabineros, Municipalidad de Alto Biobío y profesionales de CONAF, encabezados por su Director Regional, Juan Carlo Hinojosa.

Uno de los principales desafíos abordados en la ocasión, de acuerdo a lo informado por el directivo de la Corporación, fue promover que los turistas y visitantes que lleguen hasta la Reserva Nacional Ralco aseguren el cuidado del medio ambiente y una actitud de respeto hacia los miembros de las comunidades indígenas, que anualmente, y durante la temporada estival, se establecen en sus puestos desde donde controlan su ganado que llevan a las veranadas y realizan la ancestral cosecha de piñones.

Este punto fue conversado en razón a que en los últimos años se han generado problemas con grupos de motoqueros que ingresan a la unidad a través de rutas no autorizadas, saliéndose en su circulación de los caminos habilitados para vehículos motorizados, lo que se traduce en huellas que deterioran la vegetación del lugar y generan la erosión. Además de ello, han existido ocasiones en que dichos vehículos circulan a alta velocidad en los espacios ocupados por las comunidades, o por turistas, con el riesgo que esto conlleva, además del ruido y levantamiento de polvo asociado.

De todo lo que se planteó en este consejo se concluyó en la importancia de tramitar una Ordenanza Municipal, de modo de reglamentar el comportamiento de los visitantes, promoviendo por una parte una actitud de responsabilidad y respeto hacia la naturaleza y la cultura Pehuenche y estableciendo sanciones pecuniarias para quienes trasgredan dicha normativa, lo que podrá ser supervisado por los guardaparques que tiene la Corporación en la unidas silvestre.

“Tras la reunión me sentí con bastante energía y con un mayor compromiso para trabajar y aportar en todo lo que podamos como Conaf para que los temas que se quieren desarrollar salgan adelante y concretemos muchas cosas que tenemos planificado para la Reserva Nacional Ralco. Y es que esta unidad cuenta con un tremendo potencial para hacer cosas, es un lugar mágico, por lo tanto hay mucho que hacer y con el compromiso de todos los integrantes del consejo consultivo”, concluyó el director regional de Conaf Biobío, Juan Carlo Hinojosa.

Entre otros temas se exploraron alternativas para que emprendimientos de las comunidades puedan otorgar nuevos servicios a los turistas que llegan en búsqueda de naturaleza y cultura. Se acordó igualmente revisar estas propuestas durante la temporada estival que cuando llega la gran mayoría de los visitantes, fijándose una sesión extraordinaria del Consejo Consultivo para los próximos meses.