Preocupación en Tortel por eventual llegada de industria salmonera

0
114

 

Preocupación existe en la comuna de Tortel (Región de Aisén) por lo que a todas luces parece ser una nueva ofensiva de la industria salmonera para ampliar sus concesiones en fiordos y canales patagónicos.

Según Diarioaysen, los habitantes de la comuna expresaron su inquietud por el impacto ambiental y social que ha tenido dicho sector económico donde ha operado.

Caleta Tortel
Caleta Tortel (Región de Aisén)

Esto, luego de la última sesión de la Comisión Regional de Uso del Borde Costero (CRUBC) del 30 de abril pasado, donde se comenzó la discusión sobre la posible relocalización de las concesiones acuícolas en el litoral aysenino.

“Están viendo instalarse en la zona de Tortel, que es la única comuna de los fiordos y canales patagónicos donde no está la industria salmonera. Entonces pareciera que no quieren dejar nada prístino en nuestro territorio, quieren dejar la crema en todas partes”, sostuvo el alcalde de Tortel Bernardo López.

Agregó que “lo único que sabemos por los medios de comunicación es que hay problemas gravísimos por el virus ISA, hay una tremenda cesantía en la Isla Grande de Chiloé donde fue el boom de las salmoneras, hay problemas sociales muy críticos en toda esa zona donde estuvo la industria y hay problemas sanitarios con respecto al borde costero”.

La Comisión Regional de Uso del Borde Costero (CRUBC), que preside la intendenta Ximena Órdenes e integran representantes del gobierno y el Consejo Regional de Aysén, junto a sectores económicos como el turismo, la industria pesquera y la salmonicultura, además del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP) y comunidades indígenas, continuarán con el debate este jueves 11 de junio.

En la oportunidad se realizará un análisis de la propuesta técnica de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) de afectación, con fines acuícolas, del litoral ubicado al norte del Golfo de Penas para luego seguir con el sector sur, donde se emplaza Tortel.

 

Fuente: El Mostrador