Plan Regulador de Juan Fernández define área de riesgo ante eventuales catástrofes

0
251

 

La tercera semana de julio entrará en vigencia el nuevo Plan Regulador Comunal (PRC) de la Isla Robinson Crusoe, instrumento territorial que se convirtió en el primero de la Región de Valparaíso en ser tramitado por la ley de sismos y catástrofes.

 

En términos simples, los habitantes de Bahía Cumberland contarán con una normativa de suelo más clara, teniendo conocimiento, por primera vez -tras el tsunami del 27 de febrero de 2010-, de cuál es la zona considerada de riesgo, además de espacios de protección, esparcimiento, desarrollo turístico y habitacional.

 

En la franja de peligro, el PRC se focalizó en definir territorios de seguridad, demarcando las áreas inestables en caso de tsunami y vías de evacuación, normando la concentración de equipamiento y servicios en las zonas inundables, lo que corresponde al área más devastada de la isla y donde se concentra el plan de reconstrucción.

 

Se trata de toda la extensión plana del poblado San Juan Bautista y hasta la cota 20, que comprende 12 metros sobre el nivel del mar, la que tradicionalmente ha sido habitada (sector demarcado con rojo).

 

“Que el plan reconozca y establezca el área de riesgo en la parte baja, permite tener la seguridad de que todos los proyectos que se emplacen deberán generar las mitigaciones necesarias y ofrecer condiciones de seguridad, como por ejemplo, una vía de evacuación obligatoria, lo que se evaluará caso a caso por el municipio”, explicó el seremi de Vivienda y Urbanismo, Matías Avsolomovich.

 

Zona habitacional

 

En el PRC, la única salvedad que se plantea respecto del Plan de Reconstrucción -que está dentro de la zona inundable- es que no será posible, de hoy en adelante, construir en dicha área ningún tipo de vivienda.

 

Fundado esto, el desarrollo inmobiliario en el sector seguro de la isla se ve limitado, ya que desde los 150 metros sobre el nivel del mar comienza el área protegida, correspondiente al Parque Nacional Archipiélago Juan Fernández.

 

El director regional de Onemi, Guillermo de la Maza, dijo que, desde que se conoce el proyecto -hace tres años- se puso énfasis en que “en toda la zona de riesgo no debería haber hostales, nada donde albergue gente, por tanto, el que está dentro del territorio peligroso debería salir de ahí”.

 

Al respecto, el alcalde isleño, Felipe Paredes, responde que “eso no va a ocurrir, ya que si bien somos grandes en territorio, solamente el 3% no pertenece al parque y arrancar de la zona baja por un eventual tsunami a sectores más altos aumenta el riesgo de los aluviones”.

 

En esa línea, Paredes ve con preocupación el desarrollo urbano, ya que cada vez el suelo se ve más restringido. “Tenemos un conjunto habitacional que está postulando a subsidio, son 40 casas nuevas y aquí nos preguntamos dónde se van a construir”.

 

Fuente: La Tercera