Plan de Descarbonización: WWF llama a apurar el ritmo y subir la ambición

0
316
Playa Ventanas, comuna de Puchuncaví.

“Hoy parte un camino concreto y con plazos definidos para empezar a descarbonizar Chile, lo que valoramos, pero los esfuerzos aún no son suficientes y el desafío del cambio climático nos exige mayor urgencia y ambición”, señaló Ricardo Bosshard, director de WWF Chile, en relación al Plan de Descarbonización de la Matriz Energética del país (Energía Zero Carbón), lanzado hoy por el Presidente Sebastián Piñera.

Entre sus principales puntos, el plan establece el cierre de ocho centrales a carbón en los próximos cinco años y de todas al 2040, así como convertir a Chile en país “carbono neutral” al 2050.

“Este es el momento de la audacia climática, de empujar los límites de lo posible porque la ciencia nos dice claramente que con los compromisos de hoy no logramos mantener al planeta bajo 1,5°C. Chile, como anfitrión de la COP25, tiene la oportunidad, pero también el deber de empujar al resto de los países a metas y plazos más ambiciosos, por lo tanto es clave que este Plan de Descarbonización pueda ir revisándose y ajustando sus fechas, como lo indicó el Presidente. Debemos tener una matriz energética con 100% renovables al 2030”, precisó Bosshard.

El representante de la ONG ambiental agregó, además, que la transición energética en la que Chile se encuentra no solo debe circunscribirse a un acuerdo entre el Gobierno y las empresas, sino que tiene que sustentarse en un gran pacto social, donde todos estamos llamados a colaborar. “Si bien vemos que este plan es perfectible, somos uno de los primeros países en desarrollo en contar con una meta para el cierre de centrales a carbón y con un acuerdo para la descarbonización, lo que esperamos se grafique también en que Chile pueda presentar una Contribución Nacional Determinada (NDC) más ambiciosa en el marco del Acuerdo de París”, agregó.

Otro aspecto planteado por el Presidente fue el aporte del sector forestal en términos de captura de gases causantes del cambio climático. En este ámbito, WWF propone una meta de 500 mil ha de bosque nativo al 2030, que junto con mitigar las emisiones, contribuya a la adaptación frente a los impactos climáticos.