Piden a ministra del Medio Ambiente cerrar plantel porcino de Coihueco

El cierre del plantel de cerdos Santa Josefina, emplazado en la localidad cercana a Coihueco, fue decretado por la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA).

0
250
Imagen de referencia,

Un nuevo episodio suma la polémica por el funcionamiento del plantel porcino ubicado en el sector Bustamante de Coihueco, que continúa operando cuyo cierre fue decretado el año pasado por la autoridad ambiental.

Mientras el diputado RN por Ñuble, Frank Sauerbaum, declaró que ya sostuvo un diálogo con el subsecretario de Medio Ambiente, Felipe Riesco; desde la Seremía del ramo en Ñuble, apuntan a un retraso debido al destino que tendrán los más de 7 mil animales.

En este contexto el legislador oficialista dijo que envió un oficio a la ministra Carolina Schmidt, para que se verifique el cierre del plantel, propiedad de la empresa Agrícola y Frutícola Veneto, que fue dictado en mayor del año pasado y que debía cumplirse el pasado sábado.

“He conversado con el subsecretario y le he adelantado que voy a enviar un oficio a la ministra, para que ejecute el cierre definitivo de la planta que hoy está fuera de la norma y en rebeldía”, precisó el congresista.

Cabe recordar que el cierre del plantel de cerdos Santa Josefina, emplazado en la localidad cercana a Coihueco, fue decretado por la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA).

Ello, tras los episodios de malos olores, y la preocupación de los vecinos por una posible contaminación de aguas del río Cato producto de riles.

Una situación que ratificó Bernardo Zúñiga, residente del sector, que además denunció los riesgos que esta polución implica para sus plantaciones.

“Nos afecta el tema del mal olor y la contaminación de las aguas, porque ellos las están tirando hacia el potrero, eso obviamente va a dacantar e ir a las aguas subterráneas. Ellos hacen el filtrado, pero no un tratamiento de líquidos”, recalcó.

Desde el Gobierno, el seremi de Medio Ambiente de la región de Ñuble, Patricio Caamaño, explicó que la masiva cantidad de porcinos sería uno de los factores que ha dilatado el cierre.

“Hay que tomar en cuenta que son 7 mil 500 ejemplares, de los cuales cerca de 500 son hembras y por lo tanto la derivación no es tan fácil”, recalcó la autoridad.

A ello agregó que la acción de la Superintencia busca “evitar tener un problema mayor, ya que si esto es asumido por el Estado se podría evitar la eliminación de los animales, que es lo que queremos evitar”.

Consultada por el diario La Discusión, la Superintendencia de Medio Ambiente no respondió a la razón de por qué si el plazo de 300 días finalizó hoy, el plantel no ha cerrado.

La empresa tampoco accedió a dar respuestas, tras consulta de este medio.