[OPINIÓN] Desafíos para una nueva Ley del Reciclaje. Un potente mercado que necesita re-inventarse

0
28

Por Alejandro Navech, gerente general de la Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje (Anir).


 

Como asociación de industriales del reciclaje apoyamos la Ley de Gestión de Residuos, Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje o Ley REP; sin embargo, la pregunta que nos surge es ¿qué tan rápida se implementará la separación en origen?.

Para avanzar hacia una verdadera separación en origen se necesita una serie de cambios, entre los cuales destacan los municipios, infraestructura, tecnología, sistemas de información e inteligencia y la educación ambiental.

Navech
Alejandro Navech, gerente general de la Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje (Anir).

Creemos que los municipios deben participar progresivamente en la separación en origen. De ahora en adelante, los contratos de servicio de transporte de basura municipal domiciliaria deberían incluir esta acción de forma obligatoria.  Así, los productos reciclables podrían ser retirados por otras empresas, ya sea recicladoras industriales u otras.

Para favorecer el concepto de separación de origen, resulta imperioso que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo dicte normas de construcción, que las direcciones de obras de las municipalidades apliquen para efecto de facilitar, con nueva infraestructura, el retiro segregado en condominios, edificios, universidades, colegios, hoteles, hospitales, centros comerciales, aeropuertos, metro, sectores públicos, espacios libres y centros de alta concurrencia, entre otros. Los industriales del reciclaje cuentan con la tecnología, el potencial y la capacidad para aumentar los volúmenes procesados, pero se requiere que existan  residuos sólidos separados de la basura  antes que se contaminen.

La Ley REP es un proyecto que protegerá el medio ambiente y la salud de los chilenos, así como también va a generar un mercado enorme, que va a incentivar el reciclaje a nivel nacional, el aumento de nuevos trabajos, innovación, emprendimiento, tecnología, entre otros. En ese contexto, será interesante saber de qué manera el Ministerio del Medio Ambiente diseñará un sistema de inteligencia e información, que pueda recolectar datos trazables, de acceso fácil, con gran interacción y ,por supuesto, que no generen trabajo manual a las empresas generadoras y destinatarias de residuos. Creemos que un sistema de esta índole debiera ser atendido por expertos en informática y con la supervisión de los que saben, tal como lo hizo en algún momento el Servicio de Impuestos Interno, destacándose a nivel mundial por tener una plataforma robusta, lógica, automática y que valida datos automáticamente, haciendo que la experiencia del usuario sea algo eficiente y agradable.

Es importante mencionar que una política de separación en origen va a tener éxito más temprano que tarde,  si es que las personas se hacen parte de ella como una práctica inserta en una cultura país; una cultura educacional formal y de familia. Aquí el Ministerio de Educación puede aportar muchísimo.

Finalmente, señalar que los sistemas de gestión son muy peligrosos cuando existen mercados o sectores muy concentrados o con posible actuación monopólica o monopsónica. Por ejemplo, si la recolección de basura sólida reciclable va a ser exclusiva de las formas actuales de retirar basura domiciliaria municipal, obviamente van a adquirir aún más poder del que tienen y van a manejar los precios de quienes necesitan el material. Tiene que haber mecanismos que apoyen la aparición de nuevas industrias que negocien directamente, es decir, que los modelos sean competitivos y abiertos, porque si hay competencia, el usuario final siempre gana. Pero si hay monopolio, al principio será mostrado como beneficioso y barato, y al final tenderá a ser caro y abusivo.