[OPINIÓN] Las posibilidades de la energía solar en Chile son enormes

0
32

 

El mercado actual de la energía solar en Chile está en un momento expectante. Hace tres años sólo había 7 MW fotovoltáicos en el país, pero en la actualidad hay 1.267MW. En esta línea, el gerente general de Sustentabilidad de Fundación Chile, Andrés Pesce, se refirió a la situación actual del mercado asociado a la energía solar.

“Las posibilidades de la energía solar en Chile son enormes, impulsadas por tres vectores que confluyen virtuosamente: condiciones naturales inigualables, demanda cerca de la fuente y reducción acelerada de los precios de los paneles solares. Con un 0,3% de los terrenos fiscales del desierto de Atacama podríamos generar la energía total que requiere el país”, señaló.

Pesce destacó que en la última licitación se alcanzó el precio de 29 USD por MWh. “Si bien estos proyectos ganadores aún deben superar el desafío del financiamiento, ciertamente el resultado de la licitación marcó un hito en el desarrollo de las ERNC a nivel mundial”, dijo.

Además de las grandes plantas solares, existen otros usos a los que se puede aplicar esta ERNC. En esta línea,  Pesce explicó que el mercado solar está siendo hoy impulsado por plantas solares de escala industrial, pero el futuro es la generación distribuida. “El consumidor pasivo y desinformado de energía está dando paso a los llamados “prosumers”, es decir, a personas que producen y consumen energía al mismo tiempo, lo que provocará una verdadera revolución en la forma en que generamos y consumimos energía”, agregó.

El ejecutivo sostuvo que las condiciones excepcionales del país para la energía solar le permiten subir antes a la curva de aprendizaje y participar de la creación de valor en torno a ella. “Las condiciones de Chile hacen que las nuevas tecnologías sean competitivas primero en el país,  lo que da una ventaja para aprender antes que otros y así aplicar ese conocimiento para desarrollar tecnologías y servicios asociadas a la industria que luego podría  exportarse”, dijo.

Pesce agregó que “los avances tecnológicos y la regulación harán que las tecnologías sucias de producción no sólo serán malas para el medioambiente, sino que también lo serán para los bolsillos de quienes las financian. El avance de las tecnologías limpias es incontrarrestable, la oportunidad de progreso y creación de valor es irrepetible”.