Nueve consorcios en carrera para ganar licitación de planta desaladora de Copiapó

0
156

La primera de las tres etapas del proyecto costará unos US$100 millones y será financiada con recursos públicos que Corfo inyectará.

Nueve consorcios nacionales e internacionales están en carrera para construir la planta desaladora de agua de mar que la Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios (Econssa) está licitando, para asegurar el abastecimiento de agua potable en Atacama, específicamente en Caldera, Chañaral, Copiapó y Tierra Amarilla.

El proyecto, que tiene un costo referencial de US$250 millones, será financiado en la primera de sus tres fases íntegramente con recursos públicos, a través de la Econssa, que tiene la concesión sanitaria y cuya operación entregó a Aguas Chañar, firma ligada a Icafal e Hidrosán, que en el último tiempo ha estado cuestionada por fallas en el servicio.

El consumo residencial de agua en esa región se abastece desde el acuífero del río Copiapó, pero la estimación es que en unos tres años ese recurso se agote, producto del déficit hídrico de la zona.

La etapa inicial de la planta de osmosis inversa, que se instalará en el sector de Punta Zorro, en Caldera, considera una capacidad de tratamiento de 450 litros por segundo (de un total de 1.200 l/seg), la habilitación de obras marinas de captación y descarga, así como la infraestructura de elevación y conducción del agua producida.

Todo esto tendrá un costo estimado en US$100 millones, recursos que ya fueron comprometidos por el Estado y serán inyectados vía capitalización a través de Corfo, entidad de la que depende Econssa.

“El 27 de abril del 2016, en la junta ordinaria de accionistas de Econssa, Corfo concurrió a un aumento de capital de $29.575 millones, que corresponde al 50% del valor autorizado para el desarrollo de la primera etapa la que tiene un costo referencial de US$100 millones”, aseguró el gerente general de la sanitaria estatal, Patricio Herrera.

El presidente de Econssa, Juan Carlos Latorre, explicó recientemente en el Congreso que se optó por esta vía para que el Estado asumiera esta inversión y así evitar la importante alza en las tarifas que éste proyecto habría implicado en caso de haberlo ejecutado directamente Aguas Chañar.

Licitación en tierra derecha

El proceso para adjudicar la construcción de esta planta comenzó a fines de marzo. Tras una visita técnica realizada hace unos días y en la que participaron todas las empresas en carrera, la entrega de ofertas está programada para el 29 de junio, mientras que la apertura de las ofertas técnica y económica está fijada para el 31 de agosto. Finalmente, la adjudicación aún no tiene una fecha definida, pero se espera hacia el último trimestre de este año. En ese momento también comenzarían las obras, ya que en agosto del año pasado la iniciativa recibió la aprobación ambiental.

Los consorcios que están participando en el concurso son IDE Technologies, Inima junto a Claro Vicuña; Técnicas Reunidas e Initec; Dragados junto a Tedagua; Ferrovial, Agroman y Cadagua; la chilena Besalco con Aqualia; Acciona Agua en conjunto con la filial de construcción en Chile del mismo grupo hispano; Valoriza y Sadyt. Cierra el listado Suez International junto a Degremont.

Fuente: Diario Financiero