“No Alto Maipo” y “Salvemos La Higuera” exigen la renuncia del nuevo ministro de Economía

Acusan a Jorge Rodríguez Grossi de ser incompatible con el cargo.

0
240

Las organizaciones ciudadanas Coordinadora No Alto Maipo y el movimiento Chao Pescao – Salvemos La Higuera, solicitan la renuncia inmediata del recién asumido ministro de Economía Jorge Rodriguez Grossi, ya que consideran que este cargo público no puede ser desempeñado por una persona incompatible con los intereses de la nación y su bien común.

En un comunicado señalaron que “Jorge Rodríguez Grossi es un conocido político democratacristiano, neoliberal y pro empresariado, hombre de confianza de empresas privadas transnacionales y nacionales e impulsor de proyectos nocivos, que llega al gobierno para destrabar inversiones desde la práctica de la “silla giratoria” con el consiguiente  tráfico de influencias y desacato a las decisiones institucionales”.

Detallan que “el economista ha desempeñado alternadamente altos cargos directivos en empresas públicas como el Banco Estado (durante los gobiernos de Piñera y Bachelet), Triministro de Economía, Energía y Minería en el Gobierno de Ricardo Lagos, Presidente del directorio estatal de Ferrocarriles del Estado y Presidente Ejecutivo de Codelco, entre otros.

Fundamentan su petición señalando que “como Triministro, Rodriguez se relaciona con el megaproyecto Alumysa, una planta  procesadora de aluminio que pretendía instalarse en Aysén y que contemplaba la construcción de un puerto y tres centrales hidroeléctricas. En 1997 asume la gerencia  general de la empresa eléctrica Guacolda, de AES GENER, luego de lo cual integró  su directorio. Finalmente, en abril de 2014 se integra a la dirección de Alto Maipo, del mismo grupo. Actualmente formaba parte de los directorios de British American Tobacco Chile y Australis Seafoods”.

En la misiva aseveran que “sus dichos sobre el recientemente rechazado Proyecto Minero  Dominga, no son sólo irresponsables sino que además de irrespetar la institucionalidad ambiental, representan un peligro para el desarrollo y el crecimiento  sustentable de Chile, de acuerdo con los estándares éticos y el bien común que deben anteponerse ante el privilegio económico de unos pocos. Del mismo modo no  dudamos en que su objetivo será patrocinar proyectos irresponsables como la  Hidroeléctrica Alto Maipo o Dominga en diferentes diseños”.

“Reiteramos la solicitud de su renuncia inmediata y el fin del tráfico de influencias y la corrupción público-privada”, finaliza la carta.