Medio Ambiente pone en marcha primera red de monitoreo de ruido ambiental urbano

El objetivo de este monitoreo es reducir la contaminación acústica para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la capital.

0
468

La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, presentó hoy la primera Red de Monitoreo de Ruido Ambiental de Chile, que mide en tiempo real y de forma continua la contaminación acústica en siete puntos estratégicos de Santiago.

El objetivo de este monitoreo es reducir la contaminación acústica para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la capital y aplicar políticas públicas que permitan bajar el ruido.

La ministra indicó que “muchas veces nos acostumbramos al ruido y pensamos que no lo sentimos, es un contaminante invisible, genera estrés, trastornos en el sueño, problemas cardiovasculares, problemas de convivencia y agresividad”.

Estaciones de monitoreo

Estos puntos están ubicados en puntos estratégicos de Santiago: San Martín, frente al Ministerio de Medio Ambiente; en la Alameda, frente al edificio del Minvu; en la Municipalidad de Providencia; frente al Juzgado de Policía Local de Ñuñoa; en la Autopista Central, cercanías el Metro Santa Ana; Plaza de Armas y en Maipú.

Estos lugares fueron elegidos porque están cercanos a autopistas, avenidas, vías exclusivas, zonas residenciales, calles con adoquines y, en el caso de la Plaza de Armas, por ser un lugar icónico de Santiago con alto tránsito peatonal.

Schmidt precisó que la mayor fuente contaminante de ruido es el transporte público, por lo que “estamos implementando políticas relevantes en el Transantiago”. No obstante, adelantó que la idea de la cartera es extender el funcionamiento de esta red de monitoreo a otras ciudades, como Valparaíso.

Consejos ciudadanos para disminuir el ruido ambiental

El principal ruido ambiental de Santiago proviene del transporte vehicular. Todas las personas somos potenciales fuentes de ruido y, por lo tanto, podemos contribuir a disminuir el ruido ambiental a través de consejos prácticos:

-No tocar la bocina (sólo en casos de extrema necesidad).
-No acelerar innecesariamente.
-Mantener el vehículo en buenas condiciones.
-No usar tronadores en el tubo de escape.
-Usar equipos sonoros a volúmenes moderados, especialmente en la noche.