Más de 100.000 orangutanes de Borneo han desaparecido en 16 años

Se estimaba que en 35 años habría una pérdida adicional de 45.300 orangutanes. Sin embargo, con este estudio se concluyó que esta cifra está subestimada. Además, la investigación asegura que la conservación de la biodiversidad debe ser un principio fundamental en la toma de decisiones políticas.

0
547

Según un estudio de Current Biology, han sido más de 100.000 los orangutanes de Borneo (Pongo pygmaeus) que desaparecieron entre 1999 y 2015, principalmente a causa de la destrucción de su hábitat y, en segunda instancia, la caza por parte de humanos.

En esos 16 años, el 50% de la población de orangutanes se ha visto afectada por la tala, deforestación y plantaciones industrializadas. La investigación indica que el uso insostenible de los recursos naturales ha provocado una baja dramática de los orangutanes de Borneo. Sólo 38 de las 64 meta poblaciones que quedan poseen más de 100 individuos, el umbral asumido para la viabilidad de las poblaciones de orangutanes de Borneo.

Los hallazgos demuestran que la deforestación por la industria del aceite de palma y las plantaciones de pulpa de papel son responsables del 9% de estas pérdidas, lo que sería alrededor de 14.000 individuos. Estas industrias no sólo deforestan su hábitat, sino que también los consideran una plaga, por lo que normalmente los asesinan. A partir del 2005 la conversión de bosques a plantaciones de palma aceitera ha aumentado exponencialmente.

En Kalimantan, o Isla de Borneo en Indonesia, 2.256 orangutanes fueron cazados o asesinados cada año a raíz de estos conflictos. Lo que antes eran sus hogares, ahora son plantaciones para extraer recursos naturales que se utilizan en una gran variedad de productos, desde chocolates y galletas hasta jabones.

Posibles soluciones

Así, el estudio anuncia que la predicción que se hacía, de una pérdida adicional de 45.300 orangutanes en los próximos 35 años, es una subestimación, dado que no se consideraban factores como el asesinato directo.

“Las principales causas son la degradación y la pérdida del hábitat en respuesta a la demanda local y mundial de recursos naturales, incluida la madera y los productos agrícolas, pero es muy probable que también la matanza directa. Para evitar un mayor declive y continuas extinciones locales de orangutanes, la humanidad debe actuar ahora: la conservación de la biodiversidad necesita impregnarse en todos los sectores políticos y sociales y debe convertirse en un principio rector en el discurso público y en los procesos de toma de decisiones políticas”, concluye la investigación.