Los desafíos del Consejo de Defensa de la Patagonia tras las bajadas de HidroAysén y Río Cuervo

Los megaproyectos Río Cuervo e HidroAysén parecen estar definitivamente sepultados después de 10 años de iniciada la campaña Patagonia Sin Represas, abriendo paso a una nueva etapa para el despliegue del modelo regional Aysén Reserva de Vida.

0
131

El Consejo de Defensa de la Patagonia ha cumplido con el objetivo que en el año 2007 se autoimpuso para conservar y proteger el territorio austral de nuestro país, la Patagonia-Aysén, ante las graves amenazas que implicaban primero el proyecto HidroAysén, luego la Central Hidroeléctrica Río Cuervo.

Esto porque recientemente, el 28 de agosto, Energía Austral renunció a la Resolución de Calificación Ambiental de la Central Río Cuervo, y la discusión HidroAysén se mantiene en tribunales, lejos de materializarse, desde que en junio de 2014 fuera rechazado.

“Estamos en un momento trascendental en Chile. No solo la Patagonia parece estar libre de represas, sino además se ha rechazado el controvertido proyecto Dominga en La Higuera, y Alto Maipo permanece en default técnico, con pocas probabilidades de continuar su descabellado proyecto”, expresó Juan Pablo Orrego, representante del CDP y presidente de Ecosistemas, quien destacó que “es momento de celebrar los logros de la ciudadanía”.

En tanto, Peter Hartmann, coordinador de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida, indicó que “ahora el desafío es seguir construyendo proyectos vinculados con nuestro modelo Aysén Reserva de Vida, junto con la ciudadanía, empresariado y ONGs, que han respetado la vocación local”.

El integrante del Consejo de Defensa de la Patagonia añadió que “insistiremos en que los derechos de aguas no consuntivos relacionados con estos proyectos sean devueltos por ambos consorcios”.

Hoy día las organizaciones locales y nacionales buscan además levantar la matriz energética para Aisén basada en fuentes renovables no convencionales existentes y vinculada a las necesidades regionales, donde no cabe la exportación energética, que implicaría mega centrales con mega impactos en una región frágil socio-ambientalmente.