Innovación social y reforestación: el trabajo de Fundación Núcleo Nativo

Capacitando a comunidades vulnerables, Núcleo Activo busca que distintas familias se transformen en productores de especies de flora nativa. Así, la ONG trabaja por el medio ambiente, por la educación y por el emprendimiento.

0
1432
Álvaro Sandoval trabajando en terreno en Chiloé.

¿Cómo hacer sustentable la experiencia diaria entre comunidades y bosques nativos? A raíz de esta pregunta nació hace cinco años la Fundación Núcleo Nativo, la cual busca conservar la biodiversidad a partir del rescate de árboles nativos. Esto mediante la producción de invernaderos familiares que son trabajados por comunidades vulnerables.

Álvaro Sandoval, presidente de Núcleo Nativo, se percató de que existían muchas comunidades que poseían varias hectáreas de bosques sanos, pero que al mismo tiempo estaban explotando este recurso, utilizándolo como materia prima para leña y construcción.

Así, creó esta organización sin fines de lucro donde lo principal es que estos emprendedores-viveristas trabajen de forma directa con su entorno. Sandoval define la fundación a partir de tres ejes fundamentales: medio ambiente, educación y emprendimiento. El fin es que las familias se transformen en productores de individuos de especies nativas de la misma zona en la que han vivido siempre. “Nosotros los capacitamos y entregamos herramientas de conocimiento en cuanto al proceso de producción”, señala Sandoval.

Hasta el momento cuentan con 40 especies distintas de árboles nativos en producción, 15 mil individuos listos para la reforestación de este año y 28 familias participantes proyectadas para este 2018.

Los proyectos

En enero de este año, Núcleo Nativo se adjudicó el fondo de Innovación Social de Corfo Región de Los Lagos, con el cual comenzarán la etapa de sostenibilidad del proyecto que tienen vigente en Chiloé.

“La idea es lograr que estas familias puedan transformarse en proveedores de la fundación, con el rol de ejecutar distintos proyectos de reforestación. Nuestros principales proveedores son estos viveristas que ya tienen tres años de experiencia”, explica el presidente de la ONG.

En Chiloé también han concretado una asociación con 11 escuelas rurales de la zona, donde se realizan talleres teóricos-prácticos sobre educación ambiental además de arborizaciones con plantas que entregan los mismos viveristas.

Además, tienen un proyecto vigente en Santa Olga, región del Maule, a raíz de los incendios que sufrió esta localidad el año pasado. Hasta el momento están trabajando allí con diez familias y en marzo parten con dos escuelas. A esto, se le sumará un vivero comunitario.

Los expertos de la fundación acompañan a las familias con asesoría técnica desde la recolección de semillas hasta la plantación definitiva. “A ellos les hace mucho sentido trabajar con su entorno nativo, en el que han vivido toda su vida. También es importante para ellos dejar un legado a su familia, que tiene que ver con su propia tierra”, afirma Sandoval.

Próximamente, Núcleo Nativo pretende empezar un proyecto en la localidad de Peine, región de Antofagasta. Por el momento, están esperando resolver algunos temas con la comunidad. La fundación argumenta que es importante llegar a acuerdos con el fin de crear las condiciones necesarias para implementar el proyecto.

Puedes revisar más información en su Facebook y/o Instagram: @nucleo_nativo