Gobierno, empresas y organizaciones sellan acuerdo que busca darle sustentabilidad a la cabecera del río Valdivia

El convenio impulsado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático busca avanzar en la gobernanza de los recursos estratégicos de la cuenca de los lagos Riñihue, Calafquén y Panguipulli, con foco en la mitigación y adaptación al nuevo escenario climático.

0
385

Con la idea de trabajar colectivamente en la recuperación ambiental y el desarrollo sostenible de la cabecera del Río Valdivia, 26 entidades públicas, privadas y de la sociedad civil firmaron en Panguipulli un Acuerdo Voluntario para la Gestión de Cuenca. Se trata de un instrumento de política pública impulsado por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC).

De esta forma los actores de la cuenca, que abarca los lagos Riñihue, Panguipulli, Calafquén y sus afluentes, podrán desarrollar un conjunto de acciones con foco en la gestión integrada de los recursos hídricos y del riesgo a las principales amenazas naturales y antrópicas. Al mismo tiempo, avanzarán en  la conservación del patrimonio ambiental, el rescate de las prácticas ancestrales y de la agricultura familiar campesina, incorporando la visión de las comunidades indígenas.

Jorge Alvial, seremi de Obras Públicas de Los Ríos, destacó la iniciativa como un hito muy positivo en la región. “Rara vez se ha logrado generar una acción tan inclusiva, con comunidades territoriales altamente representadas que han desarrollado un trabajo de equipo con el aparato estatal para poder visionar un proceso de gestión acorde con los desafíos futuros”, aseguró.

Este acuerdo surge a partir de una solicitud de la Municipalidad de Panguipulli y la ONG internacional WWF, explicó el subdirector de Desarrollo de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, Claudio Bustamante, y sostuvo que “tenemos la convicción que no se pueden abordar las problemáticas de un territorio de manera parcelada;  con este instrumento no sólo se promueve el acuerdo público-privado sino también la participación de la comunidad y las organizaciones académicas, y de esta manera asumir en conjunto los problemas de todos”.

Por su parte, Juan Montecinos, secretario del Comité de Agua Potable Rural de Coñaripe y consejero nacional del COSOC MOP, dijo que este acuerdo es muy importante porque nace del territorio, “nos sentamos el mundo privado, el público, las organizaciones y eso significó que hubo que generar confianzas, limar asperezas y buscar puntos de acuerdo. Este acuerdo además trascendió a la región,  tenemos gente de Lican Ray, y también más allá del territorio nacional  ya que estamos en conversación con la Intendencia de San Martín de Los Andes, en Argentina, porque la cuenca del río Valdivia nace en la parte trasandina “.

En tanto, Enrique Sánchez, secretario del Comité Regional de Producción Limpia Los Ríos de la ASCC, señaló que “se culmina un proceso largo de siete meses con un instrumento público que ha sido validado en términos de participación temprana por parte de la comunidad, generando las confianzas para poder avanzar en acciones y metas específicas. Si bien existen políticas sectoriales parcializadas en estas materias, ninguna es articuladora y esa es la clave de este acuerdo”.

Entidades comprometidas

Tras los procesos participativos que dieron origen a los acuerdos para la protección de la subcuenca de los ríos Maipo y Clarillo (RM), de la cuenca birregional de El Yali (RM y Valparaíso), de Vichuquén (Maule), se pone en marcha esta iniciativa dando validez a los instrumentos territoriales y convocando a los principales actores que intervienen la cuenca para avanzar en su gobernanza.

Por parte del sector público vincula al Gobierno Regional, SEREMI de Obras Públicas Los Ríos, Subsecretaría de Pesca, Municipalidad de Panguipulli, INDAP, SAG,  CONAF, Dirección General de Aguas, Instituto Forestal, Sernatur, así como a la ONG internacional WWF.

Y del mundo privado se suman Colbún, Empresa de Servicios Sanitarios Los Lagos (ESSAL), Sociedad Agrícola Cran Chile, Sociedad Humedales, Cámara de Turismo y Comercio de Lican Ray, Comité de Agua Potable Rural de Coñaripe -APR Coñaripe-, Corporación Vive Nativo y Sustentades, Observatorio de Derechos Ciudadanos y Probidad, Junta de Vecinos R-7 Choshuenco y varias comunidades indígenas.