Gobierno brasileño rechaza ayuda del G7 por US$20 millones para combatir incendios en la Amazonía

El régimen del Presidente Jair Bolsonaro dijo que no aceptará una oferta del mandatario francés Emmanuel Macron. El canciller Ernesto Araújo aseguró que "Brasil no aceptará ninguna iniciativa que implique relativizar la soberanía sobre su territorio, sea cual sea el pretexto y el disfraz".

0
471

El régimen brasileño del presidente Jair Bolsonaro rechazó la oferta de US $ 20 millones de los países del G7 para ayudar a combatir los incendios en la Amazonía, según trascendió esta noche en la prensa de ese país.

La información oficial la entregó la Secretaría de Comunicación Social (Secom), refiriéndose a la propuesta del presidente francés Emmanuel Macron, con quien Bolsonaro ha intercambiado fuertes disputas verbales en los últimos días.

Tras esta determinación de rechazo a la oferta del G7, en el Palacio Planalto -sede del gobierno brasileño- ahora están trabajando en tres frentes: aceptando solo la ayuda de los vecinos sudamericanos e Israel; lanzar un grupo de trabajo con los Estados Unidos para construir una propuesta conjunta de política ambiental; y tomar medidas más “drásticas” para mitigar los efectos de los incendios en el norte del país.

De acuerdo a la versión del diario O’Globoa lo largo del día los interlocutores del presidente ya habían declarado que si la oferta hecha por los países ricos estaba condicionada a alguna consideración o exigía monitoreo en el uso de los recursos, la tendencia sería el rechazo rechazar. En el anuncio de Macron, parte de los recursos para la reforestación estaban vinculados al trabajo con ONG .

A última hora de la tarde este lunes, luego de una reunión en el Ministerio de Defensa entre Bolsonaro y algunos de sus ministros, el portavoz Otávio do Rêgo Barros dijo que la decisión recaería en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Poco después, en una publicación en las redes sociales, el canciller Ernesto Araújo, quien también asistió a la reunión, señaló que el gobierno podría no aceptar la oferta anunciada por el presidente francés.

Según el ministro, “los esfuerzos de algunas corrientes políticas para extrapolar problemas ambientales reales en una ‘crisis’ fabricada son muy evidentes como pretexto para introducir mecanismos para el control externo de la Amazonía”.

“Brasil no aceptará ninguna iniciativa que implique relativizar la soberanía sobre su territorio, sea cual sea el pretexto y el disfraz”, escribió Araújo.