Estudio entrega soluciones para revertir escasez hídrica en Región de Arica y Parinacota

Entre las obras consideradas está la construcción de pozos, embalses y planta de tratamiento de aguas para riego.

0
341

La construcción de pozos de 220 metros de profundidad, de cuatro embalses y una planta de tratamiento de aguas servidas para destinarlas a riego, además de usos de cuencas hidrográficas y sistemas de impulsión.

Esas son algunas soluciones contenidas en un análisis integral de la escasez hídrica en la Región de Arica y Parinacota.

El estudio fue encargado y difundido por la Dirección General de Aguas, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, para una zona que, según el último Censo, tiene 226 mil habitantes. Y a lo anterior se suman los principales valles agrícolas del extremo norte, como Azapa y Lluta, y otros en expansión como Acha y Pampa Concordia, los que abastecen a consumidores entre Arica y Santiago.

En el análisis se dividen las zonas de intervención en el altiplano, cuencas y valles agrícolas, y áreas cercanas a la costa. “Se proponen seis pozos de 220 metros de profundidad, con un caudal de extracción de 150 lts/seg, para obtener un caudal de 900 lts/seg”, indica el estudio.

Todos ellos distribuidos en zonas cordilleranas cercanas a localidades como Visviri, a más de 4 mil metros de altitud.

A través de cuencas hidrográficas (ríos) y sistemas de impulsión, el caudal sería conducido hacia el río Lluta. Este último abastece al valle agrícola, del mismo nombre, ubicado más al norte en Chile y que desemboca en el mar, unos 10 km al norte de Arica.

También se propone, en la parte alta del valle de Azapa, unos 70 km al este del radio urbano de Arica, la construcción de “cuatro embalses de regulación para riego. Las aguas captadas desde cada embalse ingresan a su propio sistema de impulsión, los cuales transportan caudales entre un rango de 150 lts/seg a 600 lts/seg”, se añade.

Ese último índice (600 lts/seg) equivale a la producción de la planta desalinizadora de agua de mar que ha abastecido en las últimas décadas de agua potable a la mayoría de los habitantes de Antofagasta.

Otra de las soluciones es la construcción de una planta de tratamiento de aguas servidas “para abastecer nuevas zonas agrícolas en el sector Quebrada Concordia -cerca del aeropuerto y paso fronterizo Chacalluta, a un costado de la Ruta 5-, que ya presenta una incipiente actividad agrícola”.

Según la Corporación de Desarrollo Productivo de Arica y Parinacota, la agricultura, junto con el comercio -incluye hotelería y restoranes- y el movimiento portuario, son las principales actividades económicas en esa región bifronteriza.