Escasez hídrica: Reutilización de aguas grises como una posible solución

El 15 de febrero de este año se publicó en el Diario Oficial la Ley Nº 21.075. Esta regula la recolección, reutilización y disposición de aguas grises con el fin de hacer un uso más eficiente de los recursos hídricos.

0
1357

En Chile, las personas consumen alrededor del 6 al 8% del agua potable a nivel nacional, mientras que la agricultura ocupa el 80% de esta. Esto parece un despilfarro del importante recurso cuando en 2040 uno de cuatro niños vivirá en zonas con recursos de agua extremadamente limitados, según un informe de Unicef.

Ante este escenario, la nueva ley que regula la reutilización de aguas grises viene a ser una pieza clave para detener el desperdicio del agua potable y resguardar este recurso con miras en el futuro.

En primera instancia, el proyecto define las aguas grises, las cuales provienen del lavado de manos, duchas y lavaplatos, y son recuperadas mediante la instalación de mecanismos de limpieza y depuración de mediana complejidad. Sirven para el llenado de inodoros, riego y limpieza de exteriores.

“También establece que se va a requerir una autorización respecto a los sistemas de tratamiento, que van a estar sujetos a una fiscalización y una serie de medidas sobre los cuidados sanitarios para que la utilización de estas agua no generen un riesgo para la salud de la población”, explicó Gabriel Zamorano, jefe de Estudios, Información y Normas de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS).

Además, los usuarios que cuenten con un sistema de reutilización de aguas grises podrán optar a un descuento tarifario al tener un menor uso del sistema sanitario. El experto del SISS agrega que este sistema será voluntario y que en las viviendas existentes se requerirá cierto grado de inversión. “En los hogares aún no construidos es más simple. En caso de ya estar construido, habría que modificarla la instalación domiciliaria ya que se deben separar las aguas grises de las aguas negras”, afirmó Zamorano.

Agricultura

El riego tecnificado es fundamental a la hora de hacer una aplicación eficiente del agua en la agricultura. Actualmente, la Comisión Nacional de Riego estima que cerca del 50% de la superficie de riego nacional está bajo sistemas tecnificados, mientras que el otro 50% sigue con sistemas tradicionales.

Con los sistemas tecnificados se le da a la planta exactamente la cantidad de agua que necesita, logrando un rendimiento del 80 al 90%. “La agricultura es por lejos el mayor consumidor de agua y cualquier medida de eficiencia que tomemos va a repercutir al sistema en general. En ese sentido, cualquier sistema que permita la reutilización de aguas es importante para nosotros”, aseguró Jaime Yañez, jefe de la división de Estudios, Desarrollo y Política de la Comisión Nacional de Riego, con respecto a la nueva normativa de aguas grises.

Antes de la nueva ley, había un vacío legal en este tema. Las industrias no podían reutilizar aguas grises sin tener un marco por el cual regirse. Yañez opina que siempre fue el temor de utilizar aguas “contaminadas” lo que nos limitaba. “De a poco vamos a tener que ir entendiendo que, producto de esta escasez, tendremos que empezar a hacerlo”, agregó, señalando que hoy grandes países desarrollados utilizan este método.