El renacer de Lepanto: de vertedero a Central de ERNC

0
107

 

  • A partir de marzo de este año comenzó a operar la Central “Lepanto” de ERNC con Biogás. Los trabajos de conexión eléctrica, trámites de conexión a la red y puesta en marcha de la planta estuvieron a cargo de  Finning.

Desde que en 2002 se clausuró el cuestionado vertedero Lepanto  -porque ya había cumplido su vida útil-  pasaron algunos años antes de su reconversión. Fue en el mismo sitio en que la basura se convirtió en un problema ambiental donde se levantó una planta  destinada a aprovechar estos desechos para generar biogás, el que  era quemado en la antorcha. Hace un año atrás la empresa ABR Enerkey  (Enerkey SpA) inició la construcción de un proyecto para dejar de quemar el biogás y re-direccionarlo hacia una planta de generación eléctrica, utilizando el gas como combustible de la misma, para que finalmente inyecte electricidad en el sistema interconectado central. Los trabajos de conexión eléctrica, trámites de conexión a la red y puesta en marcha de la planta fueron realizados por Finning.

Los principales equipos que se utilizaron para este proyecto modular fueron grupos electrógenos, cuyo combustible es el biogás: motor Caterpillar de 1.560 kilowatt eléctricos, fabricado en Mannheim, Alemania; y una planta de tratamiento de gas modular, fabricada en Italia.

“El hecho de que sea modular trae múltiples beneficios para el cliente: Primero, existe un conveniencia en la logística del equipamiento, pues de lo contrario implicaría un transporte más complejo. Segundo, si es que por alguna razón existiera una oportunidad de ampliar o modificar la planta, ésta podría ser más simple de maniobrar. Lo mismo ocurriría en el caso de que el cliente quisiera enviar el equipamiento principal a otro proyecto o eventualmente vender la central. Por último, resaltar que la alta calidad y estándar de fabricación que tienen los módulos en el extranjero, consiguen que este proyecto sea una planta de biogás de clase mundial”, afirma Fabio Peláez, director de Energía y Motores de Finning Sudamérica.

El biogás es un combustible renovable que se obtiene mediante el proceso de descomposición de residuos orgánicos. Finning es una de las empresas que ha comenzado a utilizarlo como fuente de energía. “Impulsar la generación de energía a biogás es, sin duda, una gran iniciativa, ya que permite hacer un buen manejo de los residuos y puede ser implementada en cualquier industria que produzca desechos orgánicos como ganadería, agricultura, forestal, entre otras”, explica Pelaez.

Actualmente las empresas están obligadas a tratar sus residuos, proceso que permite aprovechar el biogás y generar así un “valor agregado” (energía eléctrica y térmica). “La solución comienza por entender muy bien los requerimientos y expectativas de nuestros clientes, analizamos el potencial en biomasa existente y tras esto diseñamos, evaluamos y construimos la planta, lo que abarca desde la captación del gas, planta de tratamiento de gas, planta de generación y conexión a la red eléctrica. Una vez construida la planta, nos hacemos cargo de la mantención y operación de la misma, por lo general 24×7”, agrega Peláez.

Beneficios para la comunidad

Las plantas de generación a biogás como éstas traen, principalmente, un beneficio ambiental para la comunidad: por un lado, mitigando el impacto que tiene el metano (CH4) con la capa de ozono: siendo éste un gas de efecto invernadero aún más perjudicial que el dióxido de carbono.

Luego, mitigando lo olores propios del relleno sanitario y residuos, junto con el olor del metano.

El tiempo de funcionamiento que tendrá la planta es relativo. No existe una vida útil completamente exacta del relleno ni de la cantidad de gas que ahí existe. Sin embargo, distintos estudios indican que debiesen ser de aproximadamente 7 años. La energía que esta central genera tiene la capacidad de abastecer aproximadamente 8.500 hogares.”