Diferenciar envases plásticos según tipo y avanzar hacia el Ecodiseño serían las claves para el éxito de la Ley REP

Los resultados de la investigación arrojaron que si la regulación considera imponer a los productores una meta individual de reciclaje para cada categoría de plástico, se podría disminuir en un 76% las emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

0
167

El daño ambiental que producen los envases y embalajes de plástico (EyE) dependen de su composición y de su ciclo de vida, por lo que para el éxito de la Ley REP es clave su diferenciación y clasificación. Esa es una de las prinicipales conclusiones del estudio elaborado por el Dictuc (Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile) en conjunto con TriCiclos, que fue presentado hoy en el seminario “Ecodiseño @The New Plastics Economy”, organizado junto con Asipla y la Ellen MacArthur Foundation.

El evento contó con la presencia del subsecretario de Medio Ambiente Jorge Canals, del director ejecutivo de Asipla, Nicolás Bär y del experto internacional en Ecodiseño, Michiel De Smet, quienes desde cada una de sus áreas de experiencia expusieron sobre la importancia de adoptar nuevas tecnologías  y medidas que contribuyan a una mejora constante en el reciclaje de los plásticos y por ende en un mejor cuidado del medio ambiente.

“Minimizar de forma preventiva el impacto de productos y servicios en todo el ciclo de vida es lo que nos hemos propuesto a través del ecodiseño, lo que antes eran ineficiencias en el proceso hoy son oportunidades de ahorro y de mejoras no solo para la calidad de un producto sino también para un consumo más sustentable, esto de la mano de infraestructura adecuada para aumentar las tasas de reciclaje en nuestro país. A eso apuntamos con la Ley Rep”, señaló la autoridad ambiental.

La jornada contó con un panel de expertos , moderado por Gonzalo Muñoz, CEO de TriCiclos, en el cual se discutió sobre los principales alcances del Ecodiseño en las diferentes etapas de la cadena productiva. Por parte de la academia expusieron

María José Galotto de la Universidad de Santiago y Luis Abdón Cifuentes del DICTUC; los representates de las diferentes etapas de la cadena productiva fueron Juan Fernandez de Dow Chemicals por parte de las materias primas; Valentín Martinez de EPT, como productores de envases y embalajes; Fernando Jaña de Coca Cola Andina por parte de los productores; y Reinaldo Duarte de Greenplast representando a los recicladores.

Al respecto, Nicolás Bär comentó que, “los plásticos en el futuro tienen que ser más eficientes ambientalmente.  La Ley REP presenta un marco regulatorio adecuado y su correcta implementación será clave, así como también la incoporación de productos que no han sido aún considerados, como las bolsas plásticas, ya que a través de la REP se debieran generar los incentivos para su reducción y manejo adecuado”.

Principales conclusiones del estudio

Los investigadores concluyeron que privilegiando el establecimiento de metas individuales de reciclaje por categoría de plástico versus la fórmula de fijar una meta global de reciclaje para estos envases, se reduciría considerablemente el impacto ambiental de estos; se establecería la real responsabilidad del productor; se medirían mejor sus costos; y se diferenciarían los efectos en el mercado y en el consumidor, tanto en el corto como en el largo plazo.

Los resultados del estudio muestran que considerar la implementación de una meta individual para cada categoría de plástico permitiría disminuir en un 76% las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), debido a que un escenario de  estas características, incentiva el desarrollo del ecodiseño y el respectivo reemplazo de ciertas categorías de plástico que generan un alto impacto ambiental en toda la cadena de producción del empaque.

El ecodiseño es una versión ampliada y mejorada de las técnicas para el desarrollo de productos que conduce hacia una producción sostenible y un consumo más racional de recursos.

Gonzalo Muñoz, fundador de TriCiclos, señala que “el ecodiseño es una herramienta fundamental para avanzar hacia una Economía Circular, en la cual el foco debe estar más allá de gestionar apropiadamente los residuos generados por nuestro hábitos de consumo, sino más bien en tratar de evitar la generación de éstos, dejando así de desperdiciar recursos naturales, contaminar nuestros océanos y alimentar rellenos sanitarios”.

Si bien el estudio del Dictuc reconoce que los costos de implementación de la meta individual para cada categoría de plásticos pueden ser más altos que los de una meta global, la reducción del daño en el medio ambiente equivale a una disminución aproximada de un 30% en la pérdida social valorizada en términos monetarios, lo que da un alto margen para que un modelo de este tipo sea económicamente más favorable.

Además, la meta diferenciada tiene una serie de otras externalidades positivas, como efectos en el empleo, innovación, creación de nuevas industrias, entre otras, que derivan en una mayor generación de recursos en la economía en el mediano y largo plazo.

Por otra parte, y debido a la mayor posibilidad de monitorear la evolución de cada EyE, además de la responsabilidad directa que la Ley REP le otorga al productor, es previsible que disminuyan los empaques destinados a terminar su vida útil en un vertedero o relleno sanitario o peor aun en un destino desconocido . Asimismo, se debieran potenciar la producción y uso responsable de estos envases.