Destacan rol de humedales costeros en la mitigación de desastres de origen natural y cambio climático

En el contexto del recientemente lanzado Plan Nacional de Protección de Humedales 2018-2022, programa identificó 40 humedales prioritarios para resguardar a lo largo del país, la experta CIGIDEN y geógrafa UC, Carolina Martínez evalúa sus múltiples funciones en los ecosistemas chilenos.

0
471
Foto 1:Humedal de Tunquen/ Credito: Fundación Tunquén Sustentable

Son disipadores naturales de la energía de eventos extremos costeros tan conocidos y cada vez más frecuentes en Chile como las marejadas, pero también de los tsunamis, y constituyen verdaderos restauradores ambientales en grandes desastres. Se trata de uno más los roles ecológicos menos conocidos de los humedales costeros y dunas que encontramos en las costas de todo el país. Esto se suma a que son espacios que albergan una alta diversidad biológica, flora y fauna endémica, son soporte de vida ya que entregan recursos naturales y servicios ecosistémicos de alta valoración económica y cultural, además, de regular el clima y constituir puntos clave de sobrevivencia de aves migratorias.

De acuerdo a Carolina Martínez, académica UC e investigadora de Cigiden, cuando los humedales costeros se degradan debido a las actividades económicas de alto impacto, pierden sus funciones ecosistémicas y su alto endemismo. “Por lo tanto, las especies vegetales y fauna asociada sean reemplazadas por especies introducidas o simplemente se pierda su cobertura vegetal, dejando vulnerable la costa por ejemplo a un tsunami. La ola por lo tanto, avanza hacia la costa se introduce por el cuerpo de agua generando mayor propagación y con ello daños, sin tener el efecto de disipación que efectúa la vegetación adaptada al humedal”, explica la científica.

Por otro lado, agrega Martínez, los humedales son lugares de restauración ambiental y emocional ampliamente valorados por la sociedad en condiciones de post-desastre y durante la emergencia. “Estos preven de recursos naturales básicos de sobrevivencia, por ejemplo agua, además, en estados de emergencia,  el humedal recoge y cohesiona a la población que busca restauración emocional en el paisaje natural, por lo que se transforma en un recurso cultural”, asegura la investigadora Cigiden.

Humedales urbanos

Actualmente, numerosos humedales costeros en Chile central, que cuentan figuras de protección como El Yali, se encuentran con fuertes presiones inmobiliarias e industriales y ya presentan deficientes estados de conservación. “Estamos hablando de humedales costeros como la desembocadura del río Aconcagua, Andalién-Rocuant, Los Batros, por nombrar los mas emblemáticos, que están en esta situación. En el Yali podemos encontrar actividad industrial, plantaciones forestales y paños urbanos cada vez mas cerca de los cuerpos de agua”, cuenta Carolina Martínez.

Por otro lado, la experta, destaca los remanentes de estos humedales costeros, llamados humedales urbanos, que se insertan en áreas metropolitanas y ya no cuentan con los servicios ecosistémicos que proveían originalmente, sin embargo, son relevantes como áreas verdes y siguen prestando algunas funciones, por las cuales, son relevantes de proteger y conservar.

Actualmente en el mundo se esta intentando proteger y conservar los humedales ya que refuerzan la sustentabilidad ambiental, especialmente en el caso de grandes desastres (marco de Acción de Sendai). En aquellos lugares donde se han rellenado para crecimiento urbano y se han destruido para emplazar actividades industriales, los desastres son mayores y por ello se busca su restauración o su retorno a través de humedales artificiales.

En Chile tenemos muchos de estos desafíos por resolver ya que está demostrado que la protección por distintas vías (reserva de la biosfera, sitio RAMSAR, Área Protegida), no asegura la conservación (El Yali). Humedales como el caso de Melipilla, quedan a expensas de los proyectos inmobiliarios ya que su conservación via RAMSAR, por ejemplo, se dificulta debido a su menor grado de endemismo. En este sentido nos hace falta una ley especifica que proteja a los humedales en sus distintas categorías y los vincule localmente de tal manera que tanto los municipios y su comunidad resguarden el patrimOnio natural y cultural que tienen en sus territorios.

La académica UC Carolina Martínez asistió como invitada académica a la última Reunión de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, que analiza la propuesta legislativa para la protección de Humedales Urbanos, donde argumentó sobre la conservación de los humedales costeros insertos en las grandes áreas metropolitanas de Chile. La idea es sensibilizar sobre la protección de los humedales en general. La ley que se discute es sobre una figura específica de protección de humedales urbanos, es decir humedales que han quedado insertos dentro de ciudades y áreas metropolitanas, pero que en su mayoría derivan de la fragmentación de humedales costeros, explicó la académica.