Desmantelamiento de la EPA: despiden a cinco científicos para sumar a representantes corporativos

0
78
  • Fueron removidos del consejo de revisión científica de la EPA, como parte de las políticas impulsadas por Donald Trump.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) despidió a al menos cinco miembros de un importante consejo de revisión científica, la última de lo que los críticos llaman una campaña de la administración Trump para debilitar el poder regulatorio de la agencia disminuyendo el rol de la investigación académica.

Un portavoz del administrador de la EPA, Scott Pruitt, aseguró que consideraría reemplazar a los científicos con representantes de las industrias cuya contaminación la agencia se supone debe regular, como parte de un alcance mayor. “El administrador cree que este consejo debe tener gente que entiende el impacto de las regulaciones en la comunidad regulada”, indicó el portavoz J.P. Freire.

Los despidos concretados el viernes llegaron seis semanas después que la Cámara de Representantes pasó una ley que apunta a modificar la composición de otro consejo de revisión científica de la EPA para incluir más representación del mundo corporativo.

Donald Trump encargó a Pruitt una reconstrucción radical de la agencia, impulsando cortes importantes de su presupuesto, incluyendo una reducción de 40% en el presupuesto de su principal división científica e instruyéndolo para retirar regulaciones impulsadas en la administración Obama relacionadas al cambio climático y la protección de aguas limpias. En las últimas semanas la agencia ha eliminado de su sitio algunas informaciones científicas relacionadas con el cambio climático, y Pruitt ha cuestionado públicamente la ciencia relacionada a este cambio generado por el hombre.

En sus primeras salidas como administrador de la EPA, Pruitt ha visitado minas de carbón y ha asegurado que la EPA buscará restaurar esa industria, aunque muchos miembros de los dos grupos consejeros de la agencia históricamente han recomendado restricciones importantes a la contaminación del carbón, buscando combatir el cambio climático.

Freire aseguró que la agencia quiere “tomar una metodología para la regulación lo más inclusiva posible”. “Queremos expandir la cantidad de postulantes al consejo científico, hacerla lo más amplia posible, para incluir universidades y temas que no son típicamente representados”.

Defensores de la ciencia denunciaron la medida como parte de una acción más amplia de la EPA para disminuir la ciencia y elevar intereses corporativos. “Esto es completamente parte de un esfuerzo multifacético para sacar a la ciencia del camino hacia una agenda de desregulación”, aseguró Ken Kimmell, presidente de la Union of Concerned Scientists (“Unión de Científicos Preocupados”). “Lo que parece ser una remoción prematura de miembros de este consejo cuando se mostró a favor de que la EPA refuerce su ciencia del clima, sumado a cortes importantes a investigación y desarrollo; tienes que ver todas estas cosas como interconectadas”.

Los científicos sacados del consejo de 18 miembros recibieron correos electrónicos de un oficial de la agencia informándoles que sus términos de tres años habían expirado y no serían renovados. Una información contraria, dijeron, a lo que se les informó en enero, justo antes del cambio de mando presidencial.

“La mayoría somos académicos”, indicó Ponisseril Somasundaran, químico de la Columbia University que se enfoca en el manejo de desechos peligrosos. “Creo que quieren traer a gente de negocios y la industria”.

Courtney Flint, profesora de sociología de recursos naturales de la Utah State University y quien formó parte del consejo desde 2014, dijo estar sorprendida con la situación. “Creo que es político”, comentó. “Es inesperado, es una bandera roja”.

El consejo tiene la responsabilidad de revisar la investigación realizada por los científicos de la EPA. Esos estudios son usados por reguladores gubernamentales para crear proyectos de todo tipo, desde desechos vertidos en el agua a las emisiones de dióxido de carbono que contribuyen al cambio climático. Un panel más grande, de 47 miembros, también ha sido el objetivo de ataques políticos. Parlamentarios republicanos y grupos de la industria han intentado cambiar su composición o disminuir su influencia en el proceso regulatorio.

Fuente: Emol.com