COP-19: Australia anuncia que no cumplirá con su compromiso de reducción de GEI al 2020

0
284

Un profundo cambio de timón en las expectativas de reducción en las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de Australia fue confirmado por el nuevo Ejecutivo encabezado por el Primer Ministro Tony Abbott.

El jefe de Gobierno, quien asumió el cargo en septiembre pasado, declaró hoy que su país solo se compromete a reducir en un 5% dichas emisiones, ligadas al cambio climático, hacia 2020.

Hace cuatro años, la coalición conservadora del Partido Liberal y Nacional, hoy liderada por Abbott, junto al hoy opositor Partido Laborista, habían prometido aumentar hasta 25% el objetivo de rebajar la emisión de gases contaminantes respecto a las del año 2000. Ello estaba condicionado a la adopción de medidas globales en este ámbito.

El cambio de la política ambiental impuesto por Abbott coincide con la celebración en Varsovia de la Cumbre sobre el Cambio Climático (COP19), que busca sentar bases para un nuevo acuerdo vinculante sobre las emisiones contaminantes para 2015.

El Primer Ministro australiano explicó que la posición de su país en la cumbre es “absolutamente” el mismo que el que se da en el país, es decir, cumplir solamente con la reducción de 5%, según la agencia local AAP.

A fines del mes pasado, la Autoridad de Cambio Climático de ese país de Oceanía consideró, en un informe preliminar, que el objetivo de reducir en 5% las emisiones hacia 2020 era inadecuado y recomendó un recorte de al menos un 15%.

Fin a impuesto climático

 

Abbott, quien intenta abolir la institucionalidad ligada al tema heredada de la administración anterior, desmanteló la Comisión del Cambio Climático creada por el gobierno laborista.

El organismo opera hoy de manera independiente y con fondos públicos, bajo el nombre de Comisión Climática.

El jefe de Gobierno conservador, además, procura anular el impuesto a las emisiones de carbono que entró en vigor en 2012, que inicialmente obligaba a las grandes empresas contaminantes a pagar unos 23 dólares locales por tonelada de CO2 emitida.

Dicha tasa debía aumentar un 2,5% en términos reales hasta 2015, cuando se daría paso al sistema de comercio de emisiones.

Ante el cambio en la política ambiental, la secretaria de la ONU para el Cambio Climático, Christiana Figueres, acusó el mes pasado al nuevo gobierno de Australia de apartarse del compromiso de luchar contra el cambio climático.

Australia contribuye con 1,5% a la emisión global de GEI, menos que Estados Unidos, China, Rusia, la India y Japón. No obstante, es una de las naciones más contaminantes del planeta en términos per cápita.

 

Fuente: Emol