Conoce las 10 ciudades más ecológicas del mundo

0
704

¿Por qué la conciencia ecológica es tan importante? La sustentabilidad de los recursos energéticos es importante para la supervivencia de las generaciones futuras. La conciencia ecológica es la única solución para un mejor mañana. En este sentido, existen muchas ciudades en el mundo donde una cantidad de terreno es destinado a la plantación de zonas verdes, dependen en mayor medida de energías renovables y tienen una cultura activa de reciclaje.

Este tipo de ciudades también se caracteriza porque sus ciudadanos se transportan en bicicletas o caminando para disminuir sus emisiones de dióxido de carbono. También suelen ser ciudades con una presencia importante de tecnología de gama alta que reduce el consumo de energía o tienen fuentes energéticas limpias.

A continuación te traemos de la mano de nuestros amigos de 2×3.cl una interesante lista con las 10 ciudades más ecológicas del mundo.

  1. Oslo, Noruega

La capital noruega está rodeada de bosques y lagos. Cuenta con 454 km2 de los cuales 242 están cubiertos por densos bosques. De hecho, dos tercios de la ciudad de Oslo son áreas protegidas con estrictas normas ambientales que resguardan sus recursos y belleza.

Oslo posee un gran número de parques, áreas verdes y 343 lagos. Estas áreas hacen que la ciudad luzca sumamente verde y se mantenga calmada y fresca.

El gobierno de Oslo tiene la misión de dejar las emisiones de dióxido de carbono de la ciudad en cero para el 2020. La producción de biocombustible a partir de desperdicios orgánicos, combustibles fósiles y aguas residuales indican que Oslo está cerca de alcanzar su meta.

 

  1. Helsinki, Finlandia
Helsinski

Helsinki, la capital de Finlandia, es una de las ciudades más verdes de Europa. Esta ciudad está constituida por más de 310 islas. Algunas de estas islas son conocidas por sus pintorescas playas de arena blanca.

El uso de energía renovable permite mejorar el aire a nuevos niveles, lo cual es disfrutado por los habitantes de esta ciudad. Los principios ecológicos de la ciudad también protegen su naturaleza y recursos.

Helsinki también es conocida por su alto nivel de reciclaje. Esto no sólo reduce la contaminación, sino que también aporta energía para cubrir las necesidades de la ciudad. En el caso del transporte, los ciudadanos suelen ir a sus trabajos caminando o en bicicleta.

  1. San Francisco, Estados Unidos

El alto nivel de reciclaje es la principal razón detrás del entorno verde de San Francisco. El gobierno de la ciudad tiene la misión de llevar la ciudad a cero desperdicio en el año 2020. Los desperdicios tanto de residentes como de ciudades cercanas se destinan a reciclaje en vez de a la basura. Las bolsas de plástico no degradable están prohibidas en la ciudad desde el año 2007.

Los programas ambientales y las políticas de San Francisco incentivan activamente el uso de energía renovable. En el futuro cercano, la ciudad prevé usar más energía renovable como energía solar, eólica y geotérmica que combustibles fósiles.

Existen muchas alternativas interesantes en San Francisco como medios de transporte eléctricos que permiten a los ciudadanos ahorrar dinero a la vez que reducen las emisiones de dióxido de carbono.

  1. Londres, Inglaterra
Londres.

Mantener espacios verdes en una gran cosmopolita es un reto bastante grande, aún así, sorprendentemente, la mitad de Londres es verde. La ciudad tiene 14.164 hectáreas de zonas verdes que incluyen parques, reservas naturales, hábitat de animales, jardines, etc. Los espacios verdes garantizan una gran biodiversidad, menos contaminación y un aire de gran calidad.

El London Array, una parque eólico en el condado de Kent, al Sureste de Londres, es el más grande su tipo. Produce suficiente energía para cubrir las necesidades del 25% de la ciudad. Este proyecto disminuye en gran medida la emisión de dióxido de carbono en Londres.

Las constantes campañas respecto al uso de energía renovable y proyectos ecológicos llevarán a la ciudad a que no tengan emisiones de dióxido de carbono para la próxima década. Londres también se jacta de tener cientos de buses híbridos en sus calles, los cuales se espera que aumenten en número en los próximos años.

  1. Reikjavik, Islandia

La capital de Islandia tiene el sistema de energía geotérmica más grande del mundo. Tienen más de 30 volcanes activos a lo largo de su territorio, lo cual permite a los islandeses hacer uso de energía hidrogeotérmica en detrimento de los combustibles fósiles. De hecho, el 100% de la demanda de energía eléctrica de Rikjavik proviene de este tipo de recursos.

La gran disponibilidad de energía geortérmica en la ciudad también se destina a cubrir la demanda de agua caliente de la mayoría de habitantes. El uso de energía renovable mantiene a la ciudad casi totalmente libre de emisiones de dióxido de carbono.

  1. Curitiba, Brasil
Curitiba.

La ciudad de Curitiba en el sur de Brasil es conocida por su excelente planificación urbana. La ciudad tiene 12 acres de espacio verde por cada 1.000 habitantes. La ciudad tiene en total 400 km2 de áreas verdes, los cuales ofrecen una excelente biodiversidad y aportan tranquilidad y buen clima.

Alrededor de las autopistas de Curitiba pueden observarse largas filas de árboles. Su popular jardín botánico alberga más de 350.000 especies de plantas. Estas zonas verdes están protegidas por leyes ambientales que prohíben la tala de árboles y el uso de terrenos con vegetación local.

Curitiba también cuenta con un eficiente sistema de transporte que incentiva a los usuarios a no usar sus automóviles particulares, lo cual disminuye la emisión de dióxido de carbono. Igualmente, los pasos peatonales y ciclovías se mantienen en excelente estado para su uso.

  1. Vancouver, Canadá

La ciudad costera de Vancouver es una de las ciudades habitables más verdes del mundo. Su sistema de energía hidroeléctrica cubre el 93% de los requerimientos de la ciudad, lo que nos habla del nivel de confianza que tiene esta ciudad en las energías renovables y de por qué mantienen al mínimo sus emisiones de dióxido de carbono.

El gobierno de la ciudad y sus habitantes tienen la ambición de lograr que Vancouver se convierta en la ciudad más “verde” del mundo para el año 2020, para lo cual conformaron un eficiente equipo llamado Greenest City Action Team o GCAT por sus siglas.

De acuerdo con su plan para el 2020, Vancouver se apoyará aún más en el uso de energías renovables. El programa también ofrece miles de oportunidades de trabajo en el rubro de la ecología. Como parte del objetivo para el 2020, apuntan a plantar más árboles, mejorar la calidad del aire y el agua, promover la producción de comida local y mejorar los procesos de reciclaje existentes en la ciudad.

  1. Estocolmo, Suecia

La pintoresca ciudad de Estocolmo está comprometida con la vida ecológica y limpia. Estocolmo tiene un área de 6.519 km2 y un tercio de su espacio son áreas verdes. La ciudad alberga doce grandes parques en total. Estocolmo fue premiada como la ciudad más verde de Europa en el año 2010.

Esta ciudad escandinava también es conocida por su actividad en el reciclaje, ya que transforman los desperdicios en biocombustible. El gobierno está enfocado en incrementar su producción, lo cual disminuye su dependencia de los combustibles fósiles. Se espera que prescindan totalmente de los combustibles fósiles para el año 2050.

Esta ciudad también ostenta un récord por haber disminuido sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 25% desde 1990. Adicionalmente, cuentan con una cantidad importante de buses con paneles fotovoltaicos que permiten el uso de un transporte urbano limpio.

  1. Ámsterdam, Holanda

Las bicicletas son parte integral de esta ciudad holandesa desde hace varias décadas, siendo el medio de transporte más común. La bonita ciudad de Ámsterdam goza de una infraestructura que cuenta con redes de canales y calles angostas, por lo que andar en bicicleta es la mejor opción para recorrer la ciudad.

Debido a esto, la ciudad cuenta con un excelente trabajo en ciclovías y pasos peatonales. Tienen, además, autos eléctricos que pueden recargarse en las más de 300 estaciones que hay en la ciudad.

El gobierno de la ciudad inició un proyecto llamado Ámsterdam Ciudad Inteligente en el año 2009, cuya principal meta es reducir aún más sus emisiones de dióxido de carbono y ahorrar energía. Para alcanzar esta meta, las autoridades incentivan el reciclaje de desperdicios, la instalación de paneles solares, el uso de autos y buses eléctricos, la expansión de ciclovías y el uso de más estaciones de carga.

La mayoría de los habitantes de Ámsterdam producen energía a partir de paneles solares y miniturbinas de viento.

  1. Copenhague, Dinamarca

Con varios kilómetros de ciclovías, la ciudad de Copenhague es una las ciudades con mejor infraestructura para este tipo de transporte en el mundo. Tiene una población de 569.557 habitantes, de los cuales el 50% utiliza bicicleta como medio de transporte principal. Como resultado, la ciudad tiene un nivel de emisión de dióxido de carbono bastante bajo.

Existen más de 100 centros para rentar bicicletas a lo largo de la ciudad y, como por si fuera poco, la ciudad cuenta con un sistema de bicicletas gratuitas. También cuentan con un sistema de botes eléctricos y de energía solar, por lo que esperan llegar a emisiones cero para el año 2025.

Los daneses también son reconocidos por su disposición al reciclaje de residuos. Por otra parte, apuntan a construir más plantas de biocombustible para los años venideros. La introducción de mayor cantidad de plantas de este tipo mantendrá a la ciudad apartada del uso de combustibles fósiles.

Cada vez son más las ciudades alrededor del mundo que están implementando políticas y campañas ecológicas que apuntan a la disminución del dióxido de carbono y al uso de las llamadas energías limpias. Acorde a ello, los habitantes han estado mudándose paulatinamente al uso de tecnología amigable con la naturaleza. Televisores de bajo consumo y sistemas de climatización que ahorran energía, además de medios de transporte limpios son los cambios más significativos.

Cabe resaltar la importancia de estos cambios y el apoyo de los gobiernos con campañas y políticas, a fin de disminuir el calentamiento global y poder ofrecer un planeta estable a las futuras generaciones.