Conclusiones de Water Week: 12 recomendaciones para mejorar la gestión del agua

0
162

Hacia el año 2050, la demanda de agua para uso agrícola aumentará entre un 70% y 90%, según los expertos.

En la última versión de Water Week, evento organizado por Fundación Chile en el marco del Día Mundial del Agua, se enfatizó en la necesidad de disponer herramientas más eficientes para el uso y gestión del agua en los próximos años.

Según Patricio Meller, presidente de Fundación Chile, “hacia el año 2050, la demanda de agua para uso agrícola aumentará entre un 70 y 90 por ciento, lo que implica que nuestra agricultura requiere modernización en sus sistemas de riego y la disposición de herramientas más eficientes”.

En ese sentido, y para organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), existen factores claves y necesarios para tener éxito en la gestión del agua, y que tendrían una aplicación universal.

¿Cómo se puede lograr? A continuación te dejamos sus recomendaciones.

1. Roles y atribuciones claras: Asignar roles y responsabilidades claras, diferenciando los roles de formulación de políticas, de implementación de las mismas, de gestión operativa y de regulación. Fomentar la coordinación entre las organizaciones responsables.

2. Gestión inter escala: Gestionar el agua en las escalas apropiadas (gestión inter escala) dentro de sistemas de gobernanza por cuenca para que se consideren las condiciones locales en cada caso y fomentar la coordinación entre dichas escalas.

3. Coordinación política intersectorial: Fomentar y alentar la formulación de políticas coherentes entre diferentes sectores especialmente entre las políticas sobre el agua y medio ambiente, las políticas de salud, agricultura, energía, industria y el ordenamiento del uso del territorio en particular el uso del suelo.

4. Autoridad y capacidad de ejecución de la gestión: Acondicionar y adaptar el nivel de capacidades de las autoridades responsables a la complejidad que reviste el desafío de gestionar el agua así como darles el nivel de competencia requerido para cumplir sus funciones y deberes.

5. Información con credibilidad, relevante y oportuna: Producir, actualizar y compartir, en forma oportuna y consistente, datos e información relevante para orientar, evaluar avances y mejorar la gestión del agua y el cumplimiento del enunciado de las políticas.

6. Financiamiento continuo y adecuado: Asegurar que los sistemas de gobernanza del agua cuenten con las fuentes de financiamiento necesarios para el cumplimiento de sus metas. El financiamiento debe ser continuo y su recaudación e inversión debe ser efectuada en forma transparente, eficiente y a tiempo.

7. Marcos regulatorios adecuados y aplicados: Asegurarse de disponer de un sólido marco regulatorio y que éste sea implementado efectivamente así como fiscalizado en bien del interés público.

8. Innovación continua en la gestión: Promover, incentivar la adopción e implementación de medidas de gestión innovadoras en todos los niveles de gestión pública, privada (usuarios) y sociedad.

9. Transparencia en las acciones: Mantener un sistema intachable de prácticas de gestión transparente que cruce todo el sistema de gestión de tal forma de rendir cuentas y lograr la confianza y credibilidad de los usuarios y sociedad.

10. Participación y compromiso: Promover y facilitar la participación de los usuarios y la sociedad de tal forma que participen informados y aporten conocimiento al diseño y alcance de las políticas y metas a ser alcanzadas.

11. Coordinación y negociación inter sectorial y generacional: Alentar que dentro del sistema de gobernanza se logren acuerdos e intercambios entre los diversos usos del agua, urbana, rural productiva y entre generaciones.

12. Monitoreo revisión adaptación: Mantener siempre un sistema de monitoreo y de evaluación del avance de la implementación de las políticas de tal forma de poder hacer ajustes cuando ello sea necesario.

Fuente: Fundación Chile