Con cámaras trampa se obtendrán datos actuales del huemul en Chile Central

La instalación se realizará la próxima semana y estará a cargo de un equipo especializado integrado por guardaparques de Conaf, la jefa de Biodiversidad de Conaf Biobío y profesionales de la Iniciativa de Conservación de Especies Amenazadas MMA/FAO/GEF.

0
604
P238-326-256-435-17h-006-09-0360-1080-0359-1079

Con el fin de contar con un sistema de monitoreo que entregue información técnica que permita conocer la realidad actual del huemul (Hippocamelus bisulcus) en Chile Central, la iniciativa de Conservación de Especies Amenazadas MMA/FAO/GEF en conjunto con Dirección Regional de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) Biobío, instalará 15 cámaras trampa en el sector norte del Parque Nacional Laguna del Laja. Los sitios seleccionados, son de carácter prioritario y fueron identificados durante los talleres de estandarización del monitoreo de la especie, actividad organizada por la Iniciativa en la que participaron representantes de organismos públicos, del mundo privado y de la sociedad civil. 

Para el seremi del Medio Ambiente de la Región del Biobío, Mario Delannays, este hecho representa un hito importante para la conservación de especies amenazadas. “Como ministerio tenemos una tarea fundamental, y es nuestra misión trabajar en la conservación de la biodiversidad. El desafío de la política pública requiere del establecimiento de sistemas de monitoreo que permitan entregar información efectiva y sistemática en el tiempo, para evaluar el estado de amenaza de las especies y tomar los resguardos correspondientes”.

Lo anterior complementa el trabajo de monitoreo que realiza CONAF en otros sectores de la Reserva de la Biósfera Corredor Biológico Nevados de Chillán- Laguna del Laja, como son la Reserva Nacional de Ñuble y la de Huemules de Niblinto, enfatizó la coordinadora de la Iniciativa en el Biobío, Fabiola Lara, agregando que se realizó una inversión de más de 11 millones de pesos en equipamientos, entregados en junio de este año, que serán utilizados por los guardaparques de CONAF. “Ellos tienen experiencia en monitoreo de especies dentro de sus áreas protegidas. De esta forma consolidamos el trabajo colaborativo realizado en pro de la conservación del mamífero, declarado en peligro de extinción, y de la biodiversidad de su hábitat”.

En el Parque Nacional Laguna del Laja CONAF no contaba con herramientas de monitoreo propias, teniendo que rotar sus equipos entre los parques que administra en el Biobío y Ñuble. “Con la instalación de las cámaras trampas, se obtendrán datos reales, los que podremos prospectar y comparar en el tiempo. Los últimos avistamientos de la especie en estos lugares son de hace más de 10 años, por lo que es prioritario actualizar la información”, señaló el profesional de la iniciativa de Conservación de Especies Amenazadas, Carlos Garcés.

Otras acciones

Buscando instalar la importancia de la preservación del huemul y su hábitat, la Iniciativa de Conservación de Especies Amenazadas, ha desarrollado variadas actividades con la sociedad civil, destacando talleres, charlas y capacitaciones, entre otras. Fue así como se desarrolló un taller de monitores del huemul del Chile Central, que estuvo dirigido a  personas cuyas actividades productivas las desarrollan en la Cordillera de los Andes. El curso fue de carácter teórico-práctico y abarcó temas relacionados con la ecología y biología de la especie, así como también técnicas de monitoreo. “En él participaron 24 personas y se desarrolló en Las Veguillas, en Coihueco y en el sector de Caracoles, en San Fabián de Alico, ubicados ambos en la región de Ñuble”, indicó Carlos Garcés.

En relación a los predios pilotos, se trabaja en cuatro con temas relacionados con turismo sustentable y buenas prácticas ganaderas. “Todos son prioritarios para trabajar la conservación del huemul, ya sea porque son sitios con presencia histórica de la especie o porque permiten generar conectividad entre lugares. En ellos hemos observado prácticas poco sustentables, por lo que comenzaremos a trabajar con operadores turísticos tanto de la zona, como externos, así como también con los propietarios de los terrenos de intervención”, finalizó Garcés.

El huemul de la Zona Central de Chile

En Chile, existen poblaciones de huemul (Hippocamelus bisulcus) en los nevados de Chillán (zona centro) y en los Andes patagónicos (extremo sur). La población de los nevados de Chillán se desarrolla en ecosistemas que marcan la transición desde sistemas más bien mediterráneos a sistemas templados, lo que le otorga condiciones casi únicas. Este lugar entrega una belleza escénica incomparable, que ha dado paso a una gran diversidad de especies animales con las que el huemul comparte su hábitat, tales como zorros, aves rapaces, anfibios y lagartos, entre otras. Aquí, el huemul prefiere hábitats asociados a bosque, combinado con sectores rocosos y de fuertes pendientes que le ofrezcan buenas fuentes de alimentación y elementos de protección contra depredadores como el zorro culpeo (Lycalopex culpaeus) y el puma (Puma concolor).

El huemul está amenazado producto de la acelerada fragmentación de su hábitat, agudizado por los sistemas productivos y proyectos que se están realizando en la cordillera, que cortan los corredores biológicos naturales de la especie, por lo que la Iniciativa de Conservación busca minimizar esos impactos a través de la educación ambiental y la implementación de buenas prácticas para su conservación. Además, estas acciones abarcan la protección de su hábitat y de las otras especies que conviven con él y en general, la biodiversidad. Propiciando la generación de un vínculo cercano entre el desarrollo local de las comunidades y la transferencia de conocimiento técnico para hacer compatible las actividades silvoagropecuarias y turísticas con la conservación de estas especies y su hábitat.

Iniciativa de Conservación de Especies Amenazadas

La iniciativa Conservación Especies Amenazadas, ejecutada por el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), implementada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y financiada por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF), tiene como el objetivo implementar y promover un ambiente nacional de conservación bajo la mirada de las especies Picaflor de Arica, en Arica y Parinacota, así como el Huemul, Queule y Zorro de Darwin, en las regiones de Maule, Ñuble, Biobío, y Araucanía.

Esta iniciativa viene a promover un manejo sustentable de los territorios y para ello, los profesionales trabajan propiciando la generación de un vínculo cercano entre el desarrollo local de las comunidades y la transferencia de conocimiento técnico para hacer compatibles las actividades silvoagropecuarias y turísticas con la conservación de estas especies y su hábitat.