Comunidades Kawésqar por la Defensa del Mar acusan de “farsa ambiental” la creación de AMCP-MU en Parque Nacional

El gobierno propuso la creación de un AMCP-MU en las costas del Parque Nacional Kawésqar, lo cual se definirá el próximo lunes. Ante esto, las Comunidades Kawésqar por la Defensa del Mar denuncian una farsa ambiental que amenazaría al mar y a las comunidades canoeras patagónicas, argumentando que lo que se busca es proteger los intereses de la industria de salmones en Magallanes.

0
405

Organizaciones de la sociedad civil, comunidades kawésqar y pescadores artesanales han insistido a las autoridades para que se incluya un área marina protegida en el Parque Nacional Kawésqar, ya que sería el único de la red de Parques de la Patagonia que no contaría con la protección de sus aguas adyacentes.

Durante el 2017, el gobierno entregó a la comunidad una propuesta de área marina costera protegida de múltiples usos (AMCP-MU) para este territorio. No obstante, esto se evaluará el próximo lunes, cuando el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad vote si el Parque Nacional Kawésqar incluirá o no la protección de sus aguas.

En estas costas existen poblaciones de lobo marino común, lobo fino austral, huillón, chungungo, ballena franca, ballena jorobada, rorcual común, delfín austral, delfín chileno, orcas y elefantes marinos, entre otros. Estas son especies que necesitan protección, argumentan las organizaciones medioambientales.

Sin embargo, también hay un tema de patrimonio cultural, ya que el mar es la base material de la identidad y cosmovisión de los Kawésqar. En él, este pueblo nómade canoero, que habita hace 6.000 años el archipiélago patagónico, realiza actividades ancestrales de pesca, caza y recolección.

“En estos mares están a punto de aprobarse concesiones salmoneras que no son compatibles con las poblaciones de delfines y ballenas que existen en los mares inmediatos al Parque Nacional Kawésqar. Es el gobierno el que tiene en sus manos la decisión de crear un área marina protegida que frene el avance y expansión de la industria de la salmonicultura en esta zona de Magallanes, que además es parte de la Red de Parques de la Patagonia. Sin un freno a la industria, la protección de esta zona será letra muerta”, enfatizó Estefanía González, coordinadora de campaña de Greenpeace.

Asimismo, los pescadores de la Provincia de Ultima Esperanza, en la Región de Magallanes, declararon su apoyo e instaron “al Consejo de Ministros de la Sustentabilidad, a manifestarse a favor de la declaración de ésta área, dando a conocer de forma clara y explícita los usos y restricciones que serán considerados dentro de ella, para evitar incertidumbre a los pescadores artesanales de nuestra Región”.

Los pescadores recalcaron la importancia que dentro de la protección hayan zonas reservadas para la pesca artesanal, y también lo fundamental que es prohibir la presencia de áreas aptas para la acuicultura industrial con el fin de que se respete el objetivo que tienen los Parques Nacionales y las Áreas Marinas Protegidas.

“Farsa ambiental”

Según la ley, con la categoría de AMCP-MU se podrán desarrollar distintas actividades de uso sustentable, siempre que no pongan en riesgo los servicios ecosistémicos que esta área provee. Pero las Comunidades Kawésqar por la Defensa del Mar denuncian que con esta propuesta que ofreció el gobierno, no se protegen las aguas marinas del Parque Nacional ni los derechos del pueblo Kawésqar.

En una declaración pública, las comunidades argumentaron que el documento gubernamental no identifica las amenazas para el medio ambiente marino patagónico derivadas de las operaciones de la industria salmonera, “hechos documentados profusamente a nivel científico y evidenciados mediante sucesivas crisis sanitarias, ambientales y sociales entre los años 2007 y 2016 en el archipiélago de Chiloé, región de Los Lagos”.

“Nada se indica sobre la responsabilidad de esta industria en la marcada disminución de la población de lobos marinos comunes regionales. Nada se señala sobre los impactos sanitarios y ambientales derivados del desmedido uso de químicos, especialmente antibióticos, por parte de esta industria, así como de los efectos de la contaminación orgánica en los procesos de florecimiento algal y eutroficación de la columna de agua y fondos marinos”, afirma Leticia Caro, representante de Comunidades Kawésqar por la Defensa del Mar.

Así, para el pueblo originario patagónico, el Ministerio del Medio Ambiente da a entender que las contaminantes operaciones de los centros de cultivos industrial de salmónidos pueden coexistir armónicamente con la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad acuática adyacentes a los parques nacionales en Magallanes.

Según la organización, el objetivo del gobierno de Michelle Bachelet es asegurar los intereses empresariales vinculados a la expansión de los criaderos industriales de salmónidos en aguas de Magallanes, con lo cual cuadruplicarían sus producciones en los próximo cuatro años.

También denuncian la incorporación, dentro de la propuesta, de un supuesto convenio privado entre empresarios salmoneros y algunas comunidades Kawésqar que han perdido su relación con el mar, donde a cambio de apoyar el establecimiento de nuevos centros de cultivos industriales de salmónidos, recibirían asistencia social y compensaciones económicas.

“Las comunidades Kawésqar por la Defensa del Mar rechazan la engañosa propuesta de AMCP-MU del Ministerio de Medio Ambiente, y exigen que el Estado de Chile respete el documento de posición y propuestas entregado durante la consulta indígenas de octubre de 2017”, concluye Caro en la declaración.