Colbún pondrá el foco en la realización de proyectos de ERNC en 2018

Thomas Keller, gerente general de la empresa, destaca que pondrán en marcha una planta fotovoltaica, mientras buscan activamente oportunidades en América Latina. El desafío del sector, dice, será impulsar un modelo de negocios que permita crear valor a partir de los cambios tecnológicos.

0
485

En entrevista con La Tercera, el gerente general de Colbún, Thomas Keller, señaló que este año la empresa generadora pondrá en marcha varios proyectos, entre los cuales está la hidroeléctrica La Mina, además de la planta solar fotovoltaica Ovejería.

¿Qué iniciativas marcarán la agenda de Colbún este año?

Estamos próximos al inicio de la operación comercial de la Central Hidroeléctrica La Mina (37 MW, nuestra quinta central en estar acreditada para emitir bonos de carbono) y la puesta en marcha de nuestra planta fotovoltaica Ovejería. Por el lado de futuros proyectos, durante 2018 la compañía seguirá desarrollando la ingeniería del proyecto Ovejería y analizando distintas opciones en el negocio de energías renovables de fuente variable que esperamos concretar pronto, ya que están en etapa avanzada de negociaciones. También seguiremos avanzando en iniciativas para operar con mayor eficiencia y menores costos en nuestros activos, al mismo tiempo que continuamos aumentando nuestra presencia en el mercado de los clientes libres.

¿Cuáles serán los temas que marcarán la agenda del sector este 2018?

Por el lado de la agenda regulatoria, los principales temas del año 2018 deberían ser 1) actualización de la ley de distribución para reflejar las oportunidades y desafíos que imponen las nuevas tecnologías y para nivelar la cancha y mejorar las condiciones de competencia en las áreas de concesión de distribuidoras para que todos los consumidores que puedan elegir su suministrador de energía lo hagan en mejores condiciones: 2) avanzar con mayor decisión en la normativa de los servicios complementarios que permita una inserción segura y eficiente de las energías renovables de fuente variable (ERV) 3) avanzar sobre la base de una transición fundada hacia una economía baja en carbono de manera costo-eficiente para el país, 4) un marco regulatorio adecuado para incentivar al sector privado respecto de proyectos de almacenamiento de energía en sus diversas formas. Por el lado de los proyectos, está pendiente una reforma del Seia que permita mejorar los criterios y procesos de evaluación ambiental.

¿Cuáles serán los principales desafíos de la industria?

La industria ha tenido enormes cambios en los últimos años, marcados por el ingreso masivo de la energía solar y eólica, mayor competencia y número de oferentes, baja de precios y una tendencia hacia la descarbonización. Hacia futuro, el mayor desafío será impulsar un modelo de negocios que permita crear valor a partir de la transición y cambios tecnológicos que está experimentando el sector, garantizando de parte de todos los actores una participación que no ponga en riesgo los compromisos asumidos en nuevos proyectos y en la operación de todos los activos disponibles.

¿Cuáles podrían ser las principales sorpresas de la compañía y el sector?

Viendo el vaso medio lleno, esperamos que las sorpresas estén dadas por un crecimiento más acelerado de la economía chilena, con reformas que sustenten ese crecimiento en el mediano y largo plazo. Para ello, sería importante iniciar lo antes posible el análisis de escenarios que identifiquen la infraestructura que podría apalancar los nuevos desafíos, para evitar riesgos de no alcanzar a cubrir de forma eficiente los futuros requerimientos.

¿Cuáles son las perspectivas para el sector este 2018?

De un optimismo moderado. Esperamos que la recuperación que se observa en la economía chilena y en la región se traduzca también en una tasa mayor de la demanda eléctrica. En el caso de Chile, es importante que el nuevo gobierno genere condiciones que permitan que este mayor dinamismo no sea transitorio, sino que se prolongue con reformas adecuadas que mejoren la productividad y eleven el crecimiento potencial de largo plazo de la economía, en beneficio de todos sus habitantes.