Coca-Cola informa que al 2030 recuperará el 100% de los empaques puestos en el mercado

El nuevo compromiso denominado “Un Mundo sin Residuos”, apunta a fortalecer la inversión en materia de packaging, recolección y reciclaje de sus residuos. A escala local complementa las iniciativas desarrolladas a nivel de envases, retornabilidad y fomento de la reutilización.

0
560

El presidente y CEO de Coca-Cola, James Quincey, dio a conocer hoy la nueva visión global de empaques de la Compañía, “Un Mundo sin Residuos” (“World Without Waste”), un ambicioso e innovador plan que apunta a recolectar y reciclar el 100% de sus empaques a nivel mundial al año 2030.

El Sistema Coca-Cola reimpulsará y fortalecerá inversiones en materia de packaging con miras a que todos sus empaques en el mundo sean 100% reciclables. Esta nueva visión se sustenta en la importancia que los empaques de alimentos y bebidas tienen en la vida moderna y la necesidad de impulsar más iniciativas que permitan educar y promover su correcto uso y reutilización.

Existe en el mundo una problemática en torno a los empaques, y al igual que todas las compañías, tenemos la responsabilidad de ayudar a resolverla”, dijo James Quincey, Presidente y CEO de la Compañía Coca-Cola. “A través de nuestra visión Un Mundo sin Residuos, invertimos en nuestro planeta y en nuestros empaques para contribuir a que este problema sea cuestión del pasado”.

La nueva estrategia, que se ejecutará a nivel mundial, se sustenta sobre dos pilares:

  • Invertir en el planeta: para el año 2030, por cada botella o lata que el Sistema Coca-Cola venda a nivel mundial ayudará a recuperar el equivalente de manera que éste tenga más de una vida. La meta es contribuir a que las personas comprendan qué, cómo y dónde reciclar. A su vez, apoyará la recolección de empaques en toda la industria, incluyendo las botellas y las latas de otras compañías para lo que trabajará a nivel de comunidades locales, socios de la industria, clientes y consumidores.
  • Invertir en empaques: Para alcanzar su objetivo de recolección, Coca-Cola sigue trabajando para que todos sus empaques sean 100% reciclables a nivel mundial, fabricando mejores botellas, ya sea a través de más contenido reciclado, desarrollando resinas en base a plantas o reduciendo la cantidad de plástico presente en cada empaque. Para el año 2030, el Sistema Coca-Cola además,  fabricará botellas con un promedio de 50% de contenido reciclado. El objetivo es establecer un nuevo estándar global para los envases de bebidas. Actualmente, la mayoría de los empaques de la Compañía son reciclables.

Un Mundo sin Residuos” es un nuevo paso en esfuerzo continuo de la compañía por la sostenibilidad y que en 2015 alcanzó con éxito –cinco años antes de lo proyectado-  el reabastecimiento del 100% del agua utilizada en sus bebidas a nivel global.

De acuerdo a la coyuntura de cada uno de los 200 países en los que Coca-Cola opera, la implementación del programa variará. No hay una solución única dado que el reciclaje y el manejo de residuos son factores de dimensión local.

Iniciativas en Chile

En el caso de Chile, la compañía ha dado pasos en esta materia. En cuanto a empaques, en 2010 adoptó PlantBottle, una botella elaborada con 30% de materiales de origen vegetal. Además, ha impulsado con fuerza la adopción de envases retornables (el que registra a la fecha un 50% de preferencia por parte de los consumidores), considerando el positivo impacto que su uso tiene en el medio ambiente.

En diciembre pasado lanzó la botella Eco-Flex, que utiliza 30% menos de plástico en su elaboración y que se traduce en una reducción estimada de más de 200 toneladas de este material. Por esta iniciativa, Eco-Flex obtuvo el primer sello ambiental a nivel nacional, avalado por el Ministerio del Medio Ambiente.

En materia de reciclaje, la compañía impulsa el Bus del Reciclaje que recolecta materiales y promueve  la educación ambiental en escolares de zonas y comunas vulnerables de la Región Metropolitana. Durante el 2017 más de  15 mil niños participaron de esta iniciativa.

Además, junto a la empresa B, TriCiclos, y otras empresas locales, Coca-Cola mantiene un proyecto de reciclaje colectivo. Esta red está compuesta por 6 puntos limpios, además de un punto móvil que recorre la capital y ha permitido la recuperación de 1.2 toneladas de residuos reciclables al 31 de diciembre de 2017.

A mediados de 2017, Coca-Cola junto a un grupo de empresas y el Ministerio del Medio Ambiente, también adhirió al compromiso de fomentar la llamada “Nueva Economía de los Plásticos”, impulsada por Fundación Ellen McArthur cuyo propósito es avanzar en materia de sustentabilidad a través del eco-diseño y el eco-etiquetado. De esta manera, lo que se busca es potenciar la reutilización como una oportunidad económicamente atractiva para quienes utilizan este material en sus envases.