Chile firmará acuerdo de París en septiembre y será uno de los 57 países que lo ratificarían este año

0
116

 

 

El 22 de abril, la ONU abrió el libro de firmas del Acuerdo de París, creado para reducir los gases de efecto invernadero (GEI), sindicados como causa del cambio climático. Ese día, 175 países lo firmaron en Nueva York y, desde entonces, otras cinco naciones lo han hecho. A la fecha, 22 países ya lo ratificaron, aunque juntos suman sólo el 1,08% de las emisiones globales. Pese a eso, analistas confían en que este año el tratado alcanzará las metas para entrar en vigor anticipadamente.

Chile, que representa el 0,25% de las emisiones mundiales, uno de los impulsores del acuerdo, aún no ha firmado. La Presidenta Michelle Bachelet, quien debe hacerlo personalmente, no asistió a la ceremonia de abril por el funeral del expresidente Patricio Aylwin. La próxima asamblea en la ONU, que se inicia el 13 de septiembre, será el momento para hacerlo, tras lo que deberá comenzar el proceso de ratificación en el Congreso, confirman en Cancillería.

Pilar Moraga, experta en derecho internacional de la U. de Chile e investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2), sostiene que no debería haber problema para su ratificación. “El Congreso está llano a ratificar y el Ministerio de Medio Ambiente, Cancillería, Energía, ya están preocupados de la implementación de la INDC (propuesta nacional de reducción de emisiones)”, dice.

Para fin de año, según un análisis realizado por Climate Analytics -instituto sin fines de lucro de política climática-57 países deberían haber ratificado el acuerdo, sumando el 59,88% de las emisiones globales. Suficiente para que el tratado entre en vigencia, pues se requiere al menos 55 países que representen el 55% de las emisiones.

“Soy consciente de que puede parecer bastante negativo y desilusionante informar que solamente el 1,08% y 22 países se incluyen actualmente. Pero estamos muy esperanzados, ya que parece probable que el Acuerdo de París pueda entrar en vigor este año”, dice Jasmin Cantzler, analista de política climática de Climate Analytics.

Eso, porque varios países ya confirmaron su compromiso. EE.UU. y China, principales emisores, tienen un acuerdo en común y la Unión Europea llamó a sus miembros a ratificar pronto.

“París todavía tiene un buen pronóstico. Los principales emisores tienen un compromiso político que no han retractado e, independiente del acuerdo, están los compromisos nacionales”, dice Moraga. En eso algunos países, incluyendo Chile, han empezado a trabajar. “Son los compromisos nacionales los que generan el cambio”, dice la abogada.

“Normalmente estos acuerdos toman tiempo, depende de cada país, pero en este caso están muy motivados”, dice Sofía Gonzales, analista de NewClimate Institute, (Alemania). China, dice, ratificaría en las próximas semanas.

Diferencias con Montreal

El Protocolo de Montreal, que entró en vigor en 1989 para reducir la producción de sustancias que dañan la capa de ozono (clorofluorocarbonos), involucró a casi todo el mundo y se ha convertido en ejemplo de cooperación internacional. El último análisis de esta capa que protege de los rayos UV, señala que podría estar completamente curada a mediados de siglo.

La principal diferencia entre el Protocolo de Montreal y el Acuerdo de París es que, en el caso del primero, había alternativas probadas para sustituir los productos que dañaban la capa de ozono. “En el caso del cambio climático es distinto, está asociado al uso de combustibles fósiles, la solución es eliminarlos y parece que esa vía no es inmediata, pese a que están trabajando en economías bajas en carbono”, dice Moraga.

París es complicado, porque involucra a más sectores, agrega Gonzales. “Involucra a todos los sectores de la economía. Hay ganadores y perdedores en cambio climático y eso lo hace más complejo. Hay mucha voluntad por hacerlo realidad, creo que va a tener un impacto positivo, pero no sé si es comparable”, dice.

Fuente: La Tercera