El cara y sello de Susana Jiménez como nueva ministra de Energía

La ingeniero comercial se integró en 2010 a Libertad y Desarrollo, donde estuvo a cargo de los estudios relacionados con medio ambiente, energía y recursos hídricos, entre otros. Se ha referido a varias temáticas relacionadas con electromovilidad, energías renovables y el rol del Estado. Esta experticia se podría contrastar con posibles conflictos de interés, relacionados a negocios familiares.

0
450
Imagen de Pulso.

Ingeniero comercial, Magíster en Economía y Diplomada en Libre Competencia de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), además de Magíster en Humanidades de la Universidad de Desarrollo. Ha trabajado en el Banco Central y en la oficina de representación del Ministerio de Hacienda de Chile en Nueva York.

El 2010 se integró a Libertad y Desarrollo y estuvo a cargo de los estudios relacionados con regulación y libre competencia, medio ambiente, recursos hídricos, energía, telecomunicaciones y pesca. Del 2014 al 2016 formó parte del Consejo Consultivo del Ministerio del Medio Ambiente y en 2017 integró el Consejo Consultivo de la Comisión Nacional de Energía.

Susana Jiménez será la encargada de la cartera de Energía para el próximo gobierno que asumirá el 11 de marzo. En ese sentido, el principal desafío será incorporar soluciones energéticas no convencionales y abordar la relación de los nuevos proyectos con las determinadas comunidades, según lo manifestado por Sebastián Piñera en su campaña presidencial.

Así, una de las principales tareas será trabajar para lograr la meta, propuesta por el futuro presidente, de llegar a un 100% de energías renovables al año 2040. La futura ministra ha anunciado públicamente su apoyo a las energías limpias, entre las que destaca la eólica, solar e hidroeléctrica.

Una de sus preocupaciones con respecto a la solar y eólica es el problema de intermitencia, es decir, que no exista generación cuando no haya viento o radiación solar. Esto exige, argumenta, complementarlas con fuentes de generación flexibles que puedan suplirlas cuando sea necesario. Una solución son las centrales hidroeléctricas de embalse o de bombeo, opción que Sebastián Piñera apoyó en su programa de gobierno.

Jiménez también ha puesto en duda el rol actual del Estado en el sector energético, señalando que son muchas las atribuciones que éste ha recibido en un corto periodo de tiempo. “Los resultados (de esto) dependerán fundamentalmente de la certeza jurídica y el clima de negocios que impere en los mercados para que pueda desplegarse la iniciativa privada”, indica en una de sus columnas de opinión.

La ingeniera comercial también apoya el desarrollo de la electromovilidad en el país, afirmando que Chile puede y debe prepararse para estos cambios, con el fin de no perder las oportunidades que se abren con el desarrollo de esta tecnología.

Reacciones

La reacción del sector energético ante el nombramiento de la nueva ministra de Energía es, en general, positiva. Las asociaciones, gremios y expertos destacan su currículum, el cual demuestra crecimiento en las diferentes instituciones en las que ha participado. “Entendemos que es muy disciplinada y conoce del sector”, señala Mónica Gazmuri, gerente general de la Asociación Nacional de Empresas de Eficiencia Energética (Anesco Chile A.G).

Desde Anesco indican que el desafío también será seguir la senda trazada, dando continuidad a la política energética, además de perfeccionarla creando instancias de participación con los distintos actores de energía. “Uno de los grandes temas pendientes es la Ley de Eficiencia Energética, además de llevar la discusión energética a las regiones”, añade Gazmuri.

La Asociación Chilena de Energías Renovables A.G (Acera) manifestó su confianza en que este nuevo gabinete valorará recibir un sector energético eficiente y con una tendencia hacia la sostenibilidad. “Creemos que es posible llegar a un 100% de energías renovables al año 2040 con un trabajo continuo, serio y con la voluntad necesaria para mejorar las normativas que pudieran frenar el desarrollo sustentable para Chile”, destacó Carlos Finat, director ejecutivo de Acera.

No obstante, hay quienes no ven esta noticia con mucho optimismo. Es el caso de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida. “Sabemos con quién nos estamos encontrando. Ya conocemos los conflictos de interés de la ministra, por ahí no empezamos bien”, afirmó Peter Hartmann, coordinador de dicha coalición.

En cuanto al apoyo del futuro gobierno a las hidroeléctricas, el dirigente dice: “Esperamos que no se les ocurra volver al pasado, tomar los temas energéticos entre cuatro paredes y negociar sólo con las grandes empresas. Todo lo que son megaproyectos significa megaimpacto”.

Conflictos de interés

Luego del anuncio del futuro gabinete de Sebastián Piñera, Marco Comparini, esposo de Susana Jiménez, renunció a su cargo como director de Enlasa (Energía Latina). No obstante, según señala El Mostrador, Comparini sigue teniendo nexos con Enlasa a través de Inversiones y Asesorías El Plomo Ltda, sociedad que posee 437.263 acciones en Energía Latina S.A. La información pública indica que al menos hasta el 2016, tanto Comparini como Jiménez eran socios de dicha sociedad.

Actualmente, Comparini es presidente del directorio de Penta Financiero S.A. Según consigna La Tercera, quienes ven ahí un posible conflicto advierten que podría surgir un problema en relación a Minera Dominga, de la familia Délano. Es que el Ministerio de Energía es parte del Comité de Ministros que podría volver a revisar el caso según lo que falle el Tribunal Ambiental.

Existen también nexos familiares de la nueva ministra con Soquimich (SQM), ya que su hermano, Daniel Jiménez, es vicepresidente comercial de Yodo, Litio y Químicos Industriales de la minera no metálica. Se ha afirmado que la Comisión Chilena de Energía Nuclear (Cchen) revisará en los próximos días, la solicitud de la minera para elevar su cuota de extracción en el Salar de Atacama, y que la nueva ministra deberá conformar el consejo directivo de la Cchen.

Sin embargo, la Cchen señala que aún no hay fecha oficial para evaluar dicha solicitud y que además, tampoco se sabe aún si la nueva ministra participará en el consejo, a pesar de que siempre debe haber un representante del ministerio. De todas formas, este nexo con SQM podría generar otros conflictos de interés en un futuro.