Aprueban nueva área marina protegida en Seno Almirantazgo de Tierra del Fuego

Se suma a otras áreas similares en Cabo de Hornos e isla Carlos III para el resguardo de ecosistemas marinos en la zona del Estrecho de Magallanes. Iniciativa fue propuesta por el Ministerio del Medio Ambiente y Wildlife Conservation Society y tiene por objeto principal la conservación y el desarrollo sustentable de la pesca y el turismo.

0
240
Adm Sound Complete (Foto Guy Wenborne)

El Consejo de Ministros para la Sustenabilidad, presidido por el ministro del Medio Ambiente Marcelo Mena, e integrado por otros 11 secretarios de Estado, aprobó ayer la creación del Área Marino Costero Protegida de Múltiples Usos (AMCP-MU) “Seno Almirantazgo”, en Tierra del Fuego, Región de Magallanes.

El Seno Almirantazgo es un fiordo de 80 km de extensión y una superficie de 1.160 km2 que baña las costas del Parque Nacional Alberto de Agostini, Parque Nacional Yendegaia y del Parque Karukinka, reserva de conservación privada administrada por Wildlife Conservation Society (WCS). La propuesta de proteger esta zona fue realizada y en forma conjunta por el Ministerio del Medio Ambiente y WCS, y tiene por objeto tanto la conservación de las especies presentes en esta zona, fomentar el desarrollo sustentable de la pesca artesanal y el turismo, como también apoyar la investigación científica en el área.

El ministro Mena explicó que la aprobación de esta AMCP-MU, se hace en el contexto de una red de áreas protegidas de Magallanes que considera la baja protección que tienen las áreas marinas en la zona. “Hoy solo el 0,1% de la ecoregión de canales y fiordos esta representado a nivel nacional, es por esto que sumado al Parque Marino de Cabo de Hornos, más el Parque Marino de Francisco Coloane, esta nueva área marina constituye un crecimiento significativo en la conservación de ecosistemas marinos de Magallanes”, afirmó el secretario de Estado.

La autoridad ambiental agregó que esta área está ubicado en Tierra del Fuego y se  trata de un lugar de alimentación, descanso y reproducción del elefante marino del sur, la foca leopardo y el albatros de ceja negra, entre otras especie emblemáticas de la región. Posee bancos de especies bentónicas de importancia comercial como el ostión del sur, el ostión patagónico y bosques de huiro; y además posee un rico patrimonio histórico y cultural, ya que fue una de las pocas zonas de la patagonia donde se ha encontrado evidencia de intercambio y uso compartido entre las culturas selknam, yagan y kawesqar.

Protección de humedal

Consejo de ministros aprobó hoy, además, la creación del Santuario de la Naturaleza “Humedales de Putú”, ubicado en la comuna de Constitución, Región del Maule. Es un predio costero de 520 hectáreas que permitirá incrementar la superficie protegida en una región que solo posee un 1,4% de su territorio bajo esa condición.

“Cerca del 60% de los terrenos de este nuevo santuario corresponden a dunas, que en conjunto con los humedales aledaños proveen una serie de servicios ecosistémicos. Por ejemplo, la retención y remoción de nutrientes, la estabilización de la línea de costa, la contención de sedimentos, la captura de carbono y beneficios como atenuar la intensidad y altura del oleaje, así como aminorar el efecto de tormentas, inundaciones y otros desastres naturales como los tsunamis”, explicó el ministro Mena.

Los Humedales de Putú son también un importante espacio de conservación de aves que concentra 24 especies, 7 de ellas clasificadas en algún estado de conservación. Al mismo tiempo, posee un ecosistema terrestre de bosque esclerófilo con bajísima protección y calificado en peligro crítico, a lo que se suman 13 especies de flora nativa y el descubrimiento en la zona de una nueva especie de orquídea para Chile, binnipula gabriel.

La propuesta de declaratoria de la comuna que ingresada por su alcalde en julio de 2016, y propone una administración conjunta entre los propietarios de los predios privados que conforman el Santuario de la Naturaleza, la Agrupación de Defensa y Conservación Maule Mataquito (ADEMA) y el Comité Pro-defensa de Flora y Fauna (CODEFF). Considera programas de investigación científica, educación ambiental y de restauración y recuperación de ecosistemas.