Gestionan acuerdos para protección de cuatro cuencas hidrográficas en centro-sur del país

En Región del Maule se concretará el 8 de septiembre el acuerdo que establecerá una gobernanza sostenible en la cuenca Llico, Vichuquén, Torca, Tilicura y Agua Dulce.

0
475

En Chile, uno de los países más afectados por el cambio climático, ha quedado en evidencia que los impactos de las sequías y el uso intensivo del agua en los procesos productivos, han ido configurando un escenario de escasez hídrica crónica, aumentando la incertidumbre para los territorios y sus comunidades.

En este contexto, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC) está desarrollando cuatro procesos participativos en el centro sur del país que buscan generar Acuerdos Voluntarios para la Gestión de Cuencas (AVGC), orientados a establecer una buena gobernanza de las cuencas con el compromiso de empresas, entidades públicas, comunidades y organizaciones de usuarios.

El primer convenio será firmado el 8 de septiembre en la Región del Maule y beneficiará a la cuenca Llico, Vichuquén, Torca, Tilicura  Agua Dulce y afluentes, que abarca parte de las comunas de Vichuquén y Hualañé, en la Provincia de Curicó. Tendrá una vigencia de 10 años renovables e involucra alrededor de 28 organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil.

Y en lo que resta del año, la Agencia espera instalar acuerdos para el manejo de las cuencas de los lagos Riñihue, Panguipulli y Calafquén  (Los Ríos y La Araucanía), del río Picoiquén  (La Araucanía) y en la subcuenca del río Itata, en el territorio que corresponde a la comuna de Ránquil (Bío Bío).

Juan Ladrón de Guevara, director ejecutivo de la ASCC, señala que este instrumento se aplicó exitosamente en la subcuenca de los ríos Maipo y Clarillo (RM) y en la cuenca birregional de El Yali (RM y Valparaíso), generando inéditos compromisos que contemplan acciones asociadas con el cuidado del patrimonio ambiental, la reducción de la vulnerabilidad ante riesgos naturales y la adaptación al cambio climático.

“Estos acuerdos constituyen una verdadera contribución a la gobernanza del agua, donde el gran desafío es mejorar el aprovechamiento de los recursos y patrimonios naturales a partir de las necesidades y las aspiraciones de todos los actores públicos y privados, como de los usuarios de la cuenca, a través de una gestión coordinada y en base a acciones concretas”, enfatiza Ladrón de Guevara.

Cuenca de Llico, Vichuquén, Torca, Tilicura y  Agua Dulce

El Acuerdo Voluntario para la Gestión Cuencas se puso en marcha en el Maule tras la manifestación de interés por parte de la Unión Comunal Lago Vichuquén. En esta microcuenca costera, vulnerable al impacto de las sequías y otros riesgos asociados cambio climático, el acuerdo abordará la recuperación ambiental y los ecosistemas lacustres, el aseguramiento de la disponibilidad de agua para el consumo humano y la continuidad de actividades productivas como la agricultura familiar y el turismo.

Enrique Waugh, presidente de la Unión Comunal Lago Vichuquén, manifiesta que el acuerdo “canaliza el interés de toda la comuna, sus integrantes y participantes, en intentar recuperar y  proteger la cuenca del lago Vichuquén, que está afectada por el desarrollo que ha ocurrido en la comuna”.  Añade que es urgente abordar problemas asociados a los sistemas de explotación de la tierra, que tienen impacto en los cursos de agua, el crecimiento de la población,  y el uso de los sistemas de aguas sanitarias y agua potable.

El convenio cuenta con el apoyo de los ministerios de Medio Ambiente y Vivienda, la Municipalidad de Vichuquén, la empresa Arauco, la Armada de Chile, la Dirección General de Aguas, CONAF, INDAP, SAG, SERNATUR,  Seremi de Salud, Dirección de Obras Hidráulicas y Dirección de Obras Portuarias de la Región del Maule, Cámara de Comercio y Turismo de Vichuquén,  Universidad Católica del Maule, Inacap, la empresa Arauco, Comité de Agua Potable Rural de Llico y alrededor de ocho organizaciones sociales.